Inicio » Avances, Tema del Día, Nacionales, Salud Pública

También se evalúa situación de insumos médico-quirúrgicos y odontológicos

Min-Salud reporta que 26 mil pacientes registrados en Siamed han inscrito solo cuatro medicamentos

10 mayo 2015 | Haga un comentario

Si se implementa correctamente es una excelente iniciativa, señaló la farmacéutica María Consuelo Raddatz. “Es un sistema de distribución, pero el problema que tiene el país es de abastecimiento”, apuntó el presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana, Freddy Ceballos. El deber ser es que el Estado garantice el acceso libre a los medicamentos, señaló la diputada y médica Dinorah Figuera. El profesor Miguel Alfonso subraya que el Gobierno trata de romper con la lógica mercantilista

A pocos días de su puesta en marcha, el Sistema Integral de Acceso a los Medicamentos (Siamed) empieza a “generar resultados”, aseguró el ministro del Poder Popular para la Salud, Henry Ventura.

Durante una jornada de registro realizada el pasado viernes en la farmacia La India, en El Paraíso, en Caracas, mencionó que, además de las medicinas, el Ejecutivo también evalúa la situación de los insumos médico-quirúrgicos y odontológicos, así como de los reactivos químicos. Además, adelantan una investigación sobre cuatro empresas a las que se les otorgaron divisas preferenciales para que importaran material de contraste, que tampoco se consigue en el país.

“Estamos revisando las cadenas y estamos dando respuestas para que el pueblo tenga seguridad”, acentuó, al tiempo que llamó a las venezolanas y los venezolanos a seguir participando en el registro, y a ser vigilantes de todo el proceso de producción y suministro de medicinas. “Aquí vamos a comprar medicamentos como diga el pueblo que compremos”, acotó.

CANCELAR DEUDA

El ministro aseguró que el Gobierno cancelará la deuda que tiene con el sector farmacéutico, y que en esa misma medida exigirá una producción acorde con la demanda de medicamentos. “Nosotros queremos hablar de la deuda, pero también de lo que producen con los dólares a 6,30 que les estamos entregando”, acentuó.

Por ese motivo, ya se ha reunido con la Cámara de Farmacias y la Cámara de Droguerías. El viernes sostuvo un encuentro con los laboratorios y con representantes de la Cámara Nacional de Medicamentos, de la Cámara de la Industria Farmacéutica y de la Cámara de Medicamentos de Venezuela.

Comentó que previamente había conversado con las sociedades científicas de medicina pertenecientes a las áreas de cardiología, neumonología, neurología y endocrinología sobre las características y necesidades de la población. Dijo que la producción de los laboratorios dependerá de las indicaciones médicas ofrecidas por las y los voceros de estos sectores.

PLANIFICAR PARA ACTUAR

Ventura sostiene que, si no se planifica y no se sabe cuál es la demanda real de los medicamentos que están solicitando las y los pacientes, la industria farmacéutica no puede producir lo que verdaderamente se necesita. “En este país los laboratorios fabricaban medicamentos en cantidades y medicamentos de marca que realmente no consumía la población”, fustigó.

Con el Siamed podrán tenerse datos más precisos, argumentó. “Hasta el día de hoy (viernes) se han inscrito 26 mil personas en el país y han inscrito cuatro medicamentos”, informó. El ministro, quien también es médico, reportó que solo en esa fecha hubo un despliegue de funcionarias y funcionarios del Ministerio de Salud en más de 7.600 farmacias a escala nacional para continuar con el registro.

“El sistema lo está construyendo el pueblo, el paciente”, enfatizó. Además reiteró que todas las patologías serán priorizadas, pero que en principio tomarán en cuenta a las que representan las tres primeras causas de mortalidad en el país, que son las enfermedades cardiovasculares, las endocrinometabólicas y las neurológicas.

TRATAMIENTOS CON ROSTRO

Con la aplicación del Siamed, los medicamentos llegarán a las farmacias con la identificación de las y los pacientes, afirmó el titular de la cartera de Salud. “Nosotros queremos ponerle rostro al tratamiento, porque no podemos estar dando dólares a 6,30 y permitir que se esté especulando con el medicamento, o se esté acaparando el medicamento”, detalló.

Para el alto funcionario, es llamativo que desaparezcan del mercado algunos medicamentos regulados, mientras siguen circulando productos de marca con el mismo principio activo. “Aquí estamos construyendo una política de medicamentos seguros, que le llegue al usuario. Con esto estamos luchando contra el acaparamiento y contra el bachaqueo”, resaltó.

Ventura ratificó que el Ejecutivo está trabajando para resolver los inconvenientes que se han presentado con los medicamentos para distintas patologías. “Nosotros vamos a ganar la batalla del suministro de medicamentos de las enfermedades crónicas no transmisibles”, sentenció.

Algunos desequilibrios, a juicio del ministro, han estado dificultando la distribución. “El laboratorio produce, ¿y a quién se lo envía? A las droguerías; resulta que nos dimos cuenta de que había droguerías que distribuían dependiendo de sus ganancias, a las farmacias que ellos querían”, describió.

Ahora la entrega “se va a hacer dependiendo de las necesidades de los pacientes”, resaltó. No obstante, explica que “si la distribución no se hace de manera organizada, con una base de datos, vuelven a desaparecer los medicamentos”.

Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana

PROBLEMA DE DIVISAS

De acuerdo con el presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana, Freddy Ceballos, el Siamed no representa una solución frente a la falta de medicamentos. “El Siamed es un sistema de distribución, pero el problema que tiene el país es de abastecimiento”, apuntaló. Ciertamente, estima que puede haber un sobreconsumo de medicamentos generado por la misma escasez, pero no culpa a las personas que hacen compras nerviosas.

En su opinión, el factor principal que incide en la situación es la falta de divisas para liquidar la deuda que el Estado tiene con las empresas del sector farmacéutico, la cual suma 4 millardos de dólares. “Este año han liquidado un 5% de la deuda y eso no es nada, ¿cómo producen las empresas? “, cuestionó.

Considera que el ministro de Salud, Henry Ventura, “no puede adosarse la responsabilidad de mejorar el abastecimiento de medicamentos, porque él no liquida dólares ni los monopoliza, lo que si puede hacer es tender los puentes de comunicación entre las empresas y el Cencoex para que haya un compromiso de liquidar las divisas”.

Lo que hay que buscar, a juicio del dirigente, “es que el mercado funcione de una manera regular, y que las divisas se liquiden de manera planificada, programada y sistemática para que los laboratorios puedan trabajar”. Alega que en este momento, los inventarios están por debajo de los tiempos de reposición. “¿Si cuando había un 15% de fallas eso generaba una gran preocupación en el sector, cómo será ahora que estamos rondando el 60% de fallas?”, problematizó.

SITUACIÓN INTERMITENTE

El titular de la Fefarven asegura que “las farmacias son empresas privadas con carácter de servicio público”. Comentó que las independientes “representan en el país prácticamente 85% del mercado, fuera de las cadenas”, en contraste con las del Estado que, en su criterio, complementan el servicio que ofrecen las privadas.

“Con la atribución que nos da el Ministerio de Salud, nosotros estamos en todos los rincones del país dando el servicio, y tenemos una cadena de distribución de las más eficientes que hay en el país, con la capacidad de colocar los medicamentos en menos de 24 horas en cualquier lugar”.

Sin embargo, advierte que la situación que las mismas atraviesan en este momento es sumamente delicada. “Seguimos teniendo un estado totalmente intermitente, con fallas prácticamente generalizadas. Hoy de repente llega un medicamento, pero la semana que viene quizás está fallando otro y así estamos”, describió.

Esa intermitencia, en su criterio, “hace que en el mercado no haya fluidez y la desesperación de la gente es por eso”. Para Ceballos “no hay medicamentos prioritarios”, tal y como se ha planteado inicialmente en el Siamed. Él considera que “todo medicamento es importante para el paciente que los necesita, sea cual sea la patología”.

Con base en los reportes de los agremiados a la federación, señala que “están faltando desde antihipertensivos, medicamentos para el asma, hasta medicamentos para el sistema nervioso central”. Además asegura que tampoco se consiguen anticonceptivos ni preservativos, “situación sumamente grave, que de paso se concatena con que no hay vitaminas para las embarazadas”. Asimismo, alega que “no hay pomadas antihemorroidales, ni remedios para el asma”.

Según el dirigente gremial, tanto al tratamiento como el diagnóstico se han visto comprometidos. “Si uno va al diagnóstico no consigue cómo hacerse los exámenes, eso se concatena con el problema de los insumos médicos, que tampoco hay”, fustigó. El año pasado, aduce, “se necesitaba un millardo de dólares para cubrir las necesidades del país en lo que respecta a insumos médicos, pero solo liquidaron el 25%”.

REVISAR LAS CUENTAS

Ceballos afirma que en la federación están conscientes de que ha mermado en un 50% la entrada de divisas al país; por ello insiste en que hay que revisar los procesos de compra en la administración pública, para que puedan administrarse mejor los recursos y rindan más. “Nosotros le pedimos al ministro Ventura que revise los procesos de compra del Ministerio, eso para nosotros es importante, y él tiene la oportunidad de hacerlo, sobre todo porque tiene mucho conocimiento de lo que está pasando en el sector”, aseveró.

El vocero indica que “el Estado debe establecer las condiciones para saber si las compras se están realizando como debe ser, si se están determinando las necesidades en todos los centros de salud para conocer la necesidad real, y si los convenios establecidos son en base a dinero y no a necesidades”. Si se revisa todo eso y se corrigen los errores, esgrime, “son muchas las divisas que se pueden ahorrar”.

Por otra parte, exhortó al Ejecutivo a revisar los precios de los medicamentos que han sido regulados. “Los mismos pacientes nos dicen que no les importa que los suban a un precio justo, pero que haya existencia del producto, para no seguir viviendo esta situación”, reseñó. Así como el valor de la Unidad Tributaria sube todos los años, alega que el precio de las medicinas reguladas también debería sufrir un incremento, aunque fuera poco.

María Consuelo Raddatz, farmacéutica

LEGAL E INCLUSIVO

El Siamed, visto como medida regulatoria, según la farmacéutica María Consuelo Raddatz, no representa ningún peligro ni violenta nuestras leyes. “Es una función constitucional, porque el Estado debe garantizar la salud del pueblo, y si hay que hacer regulaciones en la distribución y la comercialización a nivel privado para que el pueblo que tenga acceso a los medicamentos, se justifica”, argumentó.

Tampoco lo considera discriminatorio: “La lógica apunta a que si se va a iniciar un proceso de control de medicamentos, se debe empezar con los que abarquen las patologías prevalentes, que son las de la mayor parte de la población, y las crónicas, porque esos son los pacientes que van a necesitar medicación toda la vida”.

Pero supone que una vez que se afine la estructura podrán ser incluidas todas aquellas enfermedades que tienen otro tipo de características y que cumplen ciclos. “Siempre hemos escuchado que mayo es el mes de las diarreas, entonces todo medicamento antidiarreico debe tener una mayor producción y distribución en los meses previos a mayo”, ejemplificó.

Raddatz esgrime que “si el Siamed se implementa correctamente es una excelente iniciativa que incluso servirá como apoyo a epidemiología, pues permitirá detectar el número de pacientes crónicos que no acuden al sistema público”.

Al contar con esos datos, esgrime, el Estado tendrá una mejor idea de qué medicamentos se deben comprar o producir, y hacia dónde dirigir la distribución e incluso, controlarla. “Así se puede saber a quién le vende el laboratorio, la droguería a quién le manda y cuánto, etc”.

Comenta que en la concepción de la farmacia antigua, el boticario era el que hacía todo, “por eso la gente cree que el farmacéutico es el administrador”, pero no es así. “Aunque el criterio de compra lo da el farmacéutico, quien administra lo que llega y lo pone a disposición termina siendo otro tipo de profesional”, diferenció.

MEDICAMENTOS GENÉRICOS

Añade que “el Siamed también permitirá tener acceso a datos de consumo de particulares que no acuden al sistema público de salud”. A su juicio, muchas veces los galenos “prescriben medicamentos de marca, y los pacientes tratan de acceder a los mismos a través de la red privada, por diversas razones, pudiendo encontrarlos en la red pública, en presentación genérica”.

Los medicamentos genéricos, explica, “tienen el mismo principio activo que los de marca, los mismos controles y el mismo sistema de registro”, por tanto cumplen la misma función que los de marca. “La diferencia está en que los genéricos no pagan la publicidad que paga el de marca y no tienen el mismo sistema de mercadeo”, contrastó.

Todos esos aspectos, aduce, encarecen al medicamento de marca, exceso que termina pagando el consumidor final, que son las y los pacientes, “pero en ningún momento hay una desventaja -en términos de calidad- con relación al medicamento genérico”.

PRODUCCIÓN GARANTIZADA

Recordó que el Ejecutivo, pensando en el bienestar del pueblo, ha aplicado medidas de regulación sobre los medicamentos esenciales y en ese sentido, le solicitó a los laboratorios que produzcan algunos lotes de estos para ser vendidos más económicos, casi a precios de costo.

No obstante, indica que esa petición no ha implicado pérdidas para los laboratorios, porque el Estado asume los costos. “Eso, en términos de manejo de divisas, es una especie de subsidio, porque a las farmacéuticas se les están dando dólares a 6,30”, asintió.

De esta manera, enfatiza, esas empresas “producen sus medicamentos de marca y los medicamentos genéricos con el mismo dólar a 6,30”. Por tanto, alega que “no habría excusas para que los laboratorios no tuvieran una producción total de medicamentos regulados”.

DISTRIBUCIÓN DESFAVORABLE

En lo que respecta a la distribución, sostiene que el sistema existente no favorece al Estado. “Nosotros como Estado distribuidor no tenemos el impacto en toda la población, y la mayor parte de la distribución de los medicamentos se hace por las redes privadas”, precisó.

Dice que “los laboratorios producen, le venden a las droguerías y estas le venden a las farmacias”. Pese a que los laboratorios le pueden vender directamente al Estado, a veces este “se ve en la obligación de comprarle a las droguerías”, intermediación que, en su criterio, pudiese dificultar el procedimiento.

Aunque los laboratorios estén produciendo medicamentos y los distribuyan a las droguerías, aduce que las droguerías pueden retenerlos, quedándose con un inventario “que pueden justificar de mil maneras”, y eso hace que desaparezcan de los anaqueles de las farmacias algunos de los medicamentos más prescritos.

SI HAY IMPORTACIÓN

Las transnacionales farmacéuticas, de acuerdo con María Consuelo Raddatz, “son la segunda industria que produce más dólares en el mundo después de la industria de las armas”. Asegura que los laboratorios “son casi los dueños silentes de la vida y la muerte de la gente”, lo cual les da un poder que manejan a su antojo y conveniencia.

Denunció que estos “pueden agarrarse de dos días de retraso para detener una producción en algo que les interese, pero el resto de las producciones no las paran”. Para la farmacéutica no se justifica que escasee un determinado medicamento regulado, pero que si se consigan medicamentos de marca con el mismo principio activo.

“¿Si el Estado está dando dólares para esa importación, por qué existe el principio activo en otras formas y no en la regulada? Eso quiere decir que los laboratorios si están importando y están produciendo medicamentos de marca”, cuestionó. En su criterio, “la ausencia del producto regulado genera una sensación de escasez que hace que los pacientes compren a cualquier precio y además en mayor cantidad”.

NO ES NUEVO

No es la primera vez que en Venezuela dejan de conseguirse algunos medicamentos por presión de las empresas del ramo, sostiene Raddatz. Recordó que en los años 80 también hubo una regulación que trajo escasez, la cual desapareció con la liberación de precios que implementó Carlos Andrés Pérez en su segundo mandato.

“Con el paquetazo neoliberal se dispararon todos los precios de los medicamentos y había variedad, pero cuando los precios estaban regulados había escasez y se conseguían muy poco, por la misma presión que aplicaban las transnacionales”, dilucidó.

Por si fuera poco, señala que para aquel entonces la situación era peor, “porque como no había avanzado tanto la investigación, para una enfermedad existían una o dos terapias, mientras que ahora tenemos cinco, seis y hasta siete terapias”.

Sin embargo, eso no quiere decir que los medicamentos nuevos sean mejores. “Muchas veces, los medicamentos nuevos son producto de comercialización, es decir, formas de posicionar el mercadeo, pero por lo general no hay una diferencia clínica significativa entre ambos”, aclaró la profesora universitaria.

Miguel Alfonso, biólogo y profesor de la Facultad de Medicina de la UCV

LÓGICA CAPITALISTA

“Las industrias farmacéuticas transnacionales y algunas nacionales, respondiendo a la lógica capitalista, logran las mejores ganancias sobre la base de la vida humana”, reflexiona el biólogo y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, Miguel Alfonso.

Con el Siamed, agrega, “el Gobierno revolucionario está tratando de romper esa lógica, y se propone garantizar la distribución y la obtención de aquellos medicamentos que son mucho más necesitados en la población, debido a la frecuencia con que aparecen ciertas enfermedades”, pero eso ha generado reacciones.

No obstante, admite que “no ha habido una campaña comunicacional pedagógica con la implementación de este sistema”. En tal sentido, señala que “el Gobierno debe ser más agresivo, primero, por sentido de lógica, dado que si se están invirtiendo grandes cantidades de dólares que, debido a la baja del barril de petróleo cuesta conseguirlos, tiene que ser más eficiente en el uso que se les da a esos recursos”.

De igual modo, no teme decir que este esquema “es una herramienta política” que el gobierno tiene que saber usar y aprovechar. “Así como la industria farmacéutica se aprovecha de nuestra salud, todo gobierno que le esté dando un beneficio a una sociedad obtiene de esa acción dividendos políticos, porque así es la democracia”, manifestó.

Aunque reconoce que ha habido fallas, el docente no duda de que la mayor parte de las dificultades que ha enfrentado el sector de la salud tenga que ver con el aspecto político, mezclado con asuntos de interés económico. En su opinión, hay evidencias claras de que sectores privados internacionales ejercerían cierta presión sobre la nación por no compartir la ideología bolivariana.

“Hace unos años, Cuba sacó unos antivirales genéricos para el VIH, y aquí hubo una campaña que pretendió hacer creer que esos medicamentos no servían, pero a los pocos días la OMS dio autorización a Cuba para la producción y distribución del genérico, porque se demostró que era tan bueno como la marca reconocida”, detalló el investigador en el área de inmunología.

MAYOR INVERSIÓN

El profesor Alfonso considera que la inversión que hace el Estado venezolano, en este momento, para promover la investigación dentro del área de la salud y capacitar al personal, es superior a la que han hecho otros gobiernos.

“Antes existía el Programa de Promoción de Investigador (PPI), que aglutinaba a unos cuatro o cinco mil investigadores en todo el país, el Programa de Estímulo de la Investigación (PEI) que creó la Revolución ya lleva 10 mil investigadores”, comparó.

Señala que además de investigadores, en ese grupo hay innovadores y creadores populares que desarrollan inventos, “porque ellos también son parte del saber humano y de la sociedad”. Asimismo, refiere que “el número de becas otorgadas en los últimos 15 años supera a las que se entregaron en la Cuarta República”.

Según el docente, la medicina privada no debería quejarse ni conspirar contra el gobierno, porque el Estado las ha apoyado en muchas de sus decisiones. “En la Escuela Vargas de Medicina llevaron empresas privadas para darle charlas a los muchachos de sexto año, ¿para qué? Para decirles que en España la medicina era mejor, y muchos estudiantes terminaron la carrera y se fueron, ahora dicen que la fuga de cerebros es por la situación del país”.

Comenta que la movilización hacia el extranjero fue tan extrema, que a los dos años el coordinador de posgrados fue a un Consejo de Escuela a decir que no había gente para los posgrados clínicos. Pero a pesar de tener disponibilidad, no aceptaron a los estudiantes de Medicina Integral Comunitaria. Señala que “con sus acciones políticas irracionales, ese sector está afectando tanto a los chavistas como a ellos mismos”.

Resume el investigador, para superar las dificultades “tiene que haber voluntad tanto en el sector público como en el sector privado para poder identificar los problemas y buscar acciones mancomunadas, integradas, que estén separadas de la politiquería”.

MEDIDA DISCRIMINATORIA

En opinión de la secretaria nacional adjunta de Primero Justicia, Dinorah Figuera, el Siamed viola el derecho a la salud y es discriminatorio: “El artículo 84 de la Constitución habla del principio de solidaridad y de equidad que debe tener la administración de salud, pero este programa se va a crear exclusivamente, en primera instancia, para los pacientes cardiovasculares, endocrinos y neurológicos”.

Según la diputada, quien además es médica cirujana, anteriormente se implementó un sistema de control de medicamentos en el que participaron las empresas farmacéuticas, por tanto no justifica la ausencia de estos. “Si mandaron a las empresas farmacéuticas a inscribirse en ese sistema, si existe un control y el gobierno tiene la responsabilidad de hacer ese control, ¿cómo es que ahora están faltando las medicinas?”, cuestionó.

El deber ser, acota, es que el Estado garantice el acceso libre a los medicamentos, “porque nosotros somos sujetos de derecho, y en especial, los niños, niñas y adolescentes, que tienen la prioridad absoluta y son de interés superior, por tanto, el Estado debe proporcionarles altísima calidad de la medicina”.

Dice que la escasez de medicamentos que hay en este momento “se debe a la falta de divisas, a la falta de financiamiento y al incumplimiento del financiamiento con algunas industrias farmacéuticas”. En su opinión, el gobierno “implementa un nuevo control” porque no reconoce su fracaso en esta área. “Ellos dicen que en el sector salud también hay guerra económica, pero lo que realmente ha habido es un incumplimiento de las medidas”, apuntó.

De acuerdo con la diputada opositora, la Organización Mundial de la Salud establece que todo Estado debe dedicarle al área de salud un 10% de su Producto Interno Bruto, pero según los datos que maneja, el gobierno venezolano invierte poco más del 1%, y además le ha venido “rebajando sistemáticamente” cada año un 0,1% a esa cifra. “En el presupuesto de 2015 aprobaron 1,6% del PIB, el año pasado 1,7 y el antepasado 1,8”, esgrimió.

Aunque el Gobierno ha aprobado miles de bolívares para la compra de medicamentos, equipos médicos o para trabajos a nivel hospitalario, alega que nunca lo han hecho honrando el porcentaje sugerido del PIB. “Se han aprobado créditos adicionales, pero si se usan para pagar pasivos laborales o deudas que se tienen con los jubilados y pensionados, eso quiere decir que el presupuesto no ha estado bien justificado y tienen que improvisar”, advirtió.

CONTROLES NO FUNCIONAN

En su opinión, tal y como ha sucedido con las medidas aplicadas en el sector alimentación, el Siamed no va a resolver, a corto y mediano plazo, la falta de las medicinas. “Ya hemos visto lo que estos controles han causado: Crearon el dakazo, después la Ley de Precios Justos, ¿y ahora quién encuentra una lavadora o un aire acondicionado a precio justo?”, criticó.

Alega que esta misma situación se repite con los alimentos. “Regularon el precio de la carne y yo acabo de pagar hace poco seiscientos y pico por un kilo de carne. Igual hicieron con el pollo, ¿y han controlado el precio del pollo?”, desestimó.

Por ello estima que se tiene que producir un encuentro entre todos los actores y sectores involucrados para solventar esta situación. “Tenemos que sentarnos Asamblea Nacional, las empresas farmacéuticas, las federaciones de farmacias, el gobierno nacional, a buscarle la discusión y presentarle cuentas al país de cuál es la situación real”, asintió.

Reitera que “la salud es una prioridad”, y que, en ese sentido, todos pueden coadyuvar para que los problemas que puedan presentarse en esa área sean solventados, independientemente de la ideología política que profesen. “Yo sacaría tajantemente la política del tema de la salud pública”, sentenció.

Figuera sostiene que “lo que está pasando en el sector salud es una expresión de lo que está pasando a nivel general en el país, producto de unas erradas políticas económicas y de un modelo fracasado”. Frente a ese panorama, señala que es importante que el Ejecutivo considere aprobar un presupuesto “más justo” que, incluso, en vez del 10% del PIB establecido por la OMS, puede ser un 7%. “Los créditos adicionales no son más que pañitos de agua tibia”, enfatizó.

También considera que debe mejorarse y ampliarse el recurso humano para la asistencia de la salud. “Yo soy paciente sobreviviente de la leucemia y veo como en el JM de los Ríos hay niñitos con enfermedades hematológicas que no cuentan con suficientes hematólogos ni anestesiólogos”.

Asegura no estar en contra de los médicos integrales comunitarios; lo que critica es que estos hayan sido incorporados a las emergencias y a los quirófanos, cuando en realidad deberían estar haciendo medicina preventiva en las comunidades.

La vocera de PJ insiste en que “el gobierno debe trazarse una meta para graduar nuevos médicos, adicional a los médicos integrales comunitarios, y no criminalizar ni estigmatizar a los que se graduaron en medicina tradicional”.

Por otra parte, manifestó que la medicina debe estar descentralizada: “Un elemento que le dio un duro golpe a la salud pública fue la concentración del poder de la administración de salud por parte del gobierno”. Admite que, aun cuando el Ejecutivo tiene una rectoría sobre el sector, “la salud tiene que estar descentralizada”.

LEA TAMBIÉN:

Farmaceutas consultados están a la expectativa

T/ Héctor Escalante
F/ Girman Bracamonte, Joel Aranguren, Jonathan Manzano y José Luis Díaz

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000