Inicio » Tema del Día, Nacionales, Memoria

A 266 años de su natalicio

En Miranda se abrevia la grandeza

28 marzo 2016 | Haga un comentario

El prócer elaboró el primer fundamento teórico de la unidad latinoamericana. Sufrió la incomprensión de sus contemporáneos. Consideró que sólo con el adecuado manejo de la geopolítica mundial podía garantizar el anhelo de liberar a su pueblo

El encuentro para la entrevista comenzó en un sitio emblemático de la caraqueñidad, de la historia Patria: la Casa del Vínculo, donde convivió Simón Bolívar con María Teresa del Toro. En ese lugar también habitó en 1810, a su retorno a su patria, Francisco de Miranda. Allí tropezamos con el historiador Alexander Torres Iriarte, caminamos unos pocos metros y enseguida aparecía la cuadra de Bolívar, muy cerquita de allí, nos sentamos a conversar con él.

Un 28 de marzo de 1750 nacía en Caracas, Francisco de Miranda. Comenzamos preguntándole al historiador Alexander Torres Iriarte, ¿Quién fue Miranda?:

Miranda fue la síntesis de un pensador que estuvo a tono con los imperativos de su época, el más universal de los venezolanos, en eĺ se abrevia la grandeza. Junto a su entorno familiar, sufre de la exclusión por parte de los blancos criollos, ellos eran considerados “blancos de orilla”; “criollos de tercera”, ya que su padre era canario y su madre dedicada a la actividad comercial.

Tal discriminación generó inclusive, una querella, entre Sebastián Francisco de Miranda. El padre del Generalísimo, reclamaba su derecho a ser nombrado como Capitán de una compañía militar en Caracas, a ello se oponía, entre otros, Juan Germán Roscio. El hecho originó la larga querella, al final, el Rey de pronunció a favor de Miranda padre.

Alexander Torres Iriarte, historiador venezolano

Esto fue una de las causas para que el joven Miranda fuese enviado por su padre a España incorporase a las filas militares de la corona. Allí comienza su periplo. Miranda es el arquetipo del intelectual universal de su hora.

-¿Cuándo se hace patriota Miranda?

-Miranda tuvo una trayectoria, si se quiere decir oceánica, tanto por su extensión como por su profundidad. Varios periplos influyen en su decisión. Sale de Caracas en 1771 y termina en Pensacola (Estados Unidos), donde se libraba un capítulo de las batallas de independencia de Estados Unidos frente a los británicos. Es un Miranda que está en su pleno despertar. En Madrid, leyó los libros prohibidos por el Santo Oficio de la Inquisición. Descubre la necesidad de la independencia de su país.

En 1781, comienza el Miranda, apasionado, resuelto, que hace juicios públicos como el de la liberación y unidad hispanoamericana. Un segundo momento, que transcurre desde 1782 hasta 1789, lo podemos denominar como el momento del despertar pleno, intelectual y político del prócer. Verá bajo el amparo de Juan Manuel Cajigal, la manera inmisericorde la manera con la que los franceses trataban a los haitianos.

Más tarde, participará en la Batalla de Valmy, durante la Revolución Francesa. Allí, en 1783, durante ese proceso, termina de redondear sus ideales independentistas. A partir de 1789 se dedica a lo que siempre quiso, poner toda su atención y su energía en la lucha por la liberación de su pueblo. Entre 1784 y 1785, comienza lo que se llama un largo periplo por todo el mundo, recorrió África, Europa, América. Entre 1800 y 1810, reanuda contactos con ingleses, franceses y estadounidenses para el apoyo a la gesta emancipadora. En ese contexto intenta dos expediciones libertarias en el año 1806, una con destino a Ocumare y otra rumbo a Coro. Ambos esfuerzos fracasan, pero hace su proclama a los pueblos de América sobre la necesidad de su liberación.

Miranda conjuga tres elementos, impulsar la liberación de las entonces colonias españolas, la unidad de estos territorios y pueblos, se hace precursor y protagonista. Decir “precursor” quizás no basta, ya que Miranda hasta sus últimos días luchó por su convicción independentista, no se quedó sólo en una idea.

-¿Cómo entender las contradicciones implícitas para quién libró batalla militares junto a ingleses, franceses, y los propios españoles, el deseo definitivo de enfrentar a uno de éstos para independizar a la actual Latinoamérica?

-Recordemos que Miranda, parte de Caracas en 1771, con un título comprado por su padre, como Capitán de Infantería del Rey. Inclusive lucha contra los ingleses, por ejemplo en la Florida (EEUU). Es un Miranda que tuvo un giro ‘copernicano’ en su vida. La garantía que tenía para tener la posibilidad de liberar a su pueblo, era moviéndose el ajedrez geopolítico de la época.

Él astutamente albergaba, la necesidad del apoyo británico para su lucha. Los combatió, pero no por eso dejó de tener reuniones clandestinas, secretas, con representantes de los ingleses en Trinidad, Jamaica, e inclusive con William Pitt, Primer Ministro inglés para la época.

El juicio de Miranda era siempre constante contra el yugo español, y la única forma de obtener su derrota, era con el apoyo británico. Por ello el prócer se residencia en Inglaterra, e incluso se casa con su ama de llaves inglesa, Sarah Andrews. Estaba en búsqueda de un aliado estratégico, no había otra opción.

AQUELLA CAPITULACIÓN

Quizás, ese Miranda que libró gestas junto a Ejércitos de otros Imperios, incluso, como ya sabemos que llegó a España al servicio del Rey, podía ser visto con alguna desconfianza. Consultamos al historiador Alexander Torres Iriarte su opinión al respecto. ¿Que pasó alrededor de la famosa capitulación con Monteverde, sobre la que se tendió una sombra en nuestra historia?

Miranda era un tipo controversial, sus ideas eran de avanzada, si revisamos sus documentos observamos la gran amplitud de temas que abordaba, inclusive la música, era un grna estudioso dfe la música, abogó por la educación femenina y la humanización de las cárceles, por ejemplo. Incluso, en 1811, cuando pesaba la posibilidad de que el país pasara a ser colonia francesa, muchos dudaban de Miranda por su marcado acento galo, otros sospecheban que era un agente inglés. Se pudo filtrar en el entorno íntimo de Napeleón, Lafayette, Washington, Catalina II.

Sobre la vida de Miranda, se manifestó la exaltación y el desprestigio. Luego de 1811, le van a endosar la llamada capitulación de San Mateo, con el realista Juan Domingo de Monteverde. Muchos hablan de la gran tragedia de la incomprensión sobre la vida y acciones del Generalísimo. Inclusive, Juan Manuel de las Casas y Manuel Peña, hacen creer que Miranda es un traidor y que hay que apresarlo.

-¿Quién capituló?

-Capitula Miranda, más en descargo, eso fue consultado con la plana mayor de la dirección independentista, no fue un acto unilateral. Fue consultado con Roscio, con Gual. La decisión se toma después de analizar muchos factores, la hambruna que se padecía, la disparidad militar, la avanzada de Monteverde.

“Coadyuvó, que Bolívar pierde Puerto Cabello, el último bastión de la República. Fue entonces cuando Miranda exlama: ‘La patria está herida en el corazón’. Miranda era un estratega, ese episodio de la capitulación eran parte de las normas de la guerra. Una decisión para no derramar inutilmente sangre. La historia luego puso las cosas en lugar, cuándo Simón Bolívar llamó a Miranda como ‘el más ilustre de los colombianos’ (hablando en términos de Colombia como la patria Grande)”.

MIRANDA, LA UNIDAD Y LA VIGENCIA DE SU PENSAMIENTO

Es interesante conocer también de donde surge el proyecto unitario de Miranda, en un contexto donde los intereses estaban tan parcelados, las contradicciones de clase tan evidentes. ¿Cómo nace en el Generalísimo el ideal de la unidad latinoamericana?

Es difícil saber con precisión donde radicó el motor impulsor del pensamiento de la unidad. Miranda es un héroe, que como todos quienes son reconocidos así, que apuesta a una realidad tan compleja que no es comprendido en su magnitud por sus contemporáneos. Podemos inferir que la exclusión misma que sufrió por parte de los blancos mantuanos es un móvil. Otro pudiéramos contextualizarlo en el Miranda viajero, aquel que como él mismo dice “abre el libro del mundo”.

Miranda tuvo contacto con los pensadores más avanzados de su época, era un gran etnógrafo, un gran sociólogo, cuando revisamos los 63 volúmenes de su archivo, cada uno de ellos conta de más de 500 páginas y están escritos en siete idiomas. Fue un gran memorialista de su época, recogió modos de vida, lenguajes, discursos, era muy universal. Su biblioteca constaba de 6 mil volúmenes, la más grande de su época.

Su proyecto integracionista era sui generis, partía de la organización de un incanato, que gobernaría el territorio bautizado como Colombia (en homenaje a Colón), en el territorio comprendido desde la margen sur del río Missisipi hasta la patagonia. Con un legislativo integrado por dos cámaras, una integrada por los caciques, y otra de elección popular (al estilo de la organización parlamentaria británica).

-¿Qué nos deja vigente Miranda?

-Nos deja vigente la lucha por la libertad, con los imperativos de nuestra época. La necesidad de la unión. Miranda fue el primer mentor teórico de la unidad nuestroamericana. Si en Bolívar podemos encontrar los antecedentes a ola Celac y la Unasur, en Miranda podemos encontrar el primer sustento de todo ello.

“Miranda usaba el término ‘nuestroamericano’, rescatado posteriormente por José martí, para definir lo que antes era Hispanoamérica y hoy conocemos como Latinoamérica. Junto con la unión y la libertad, Miranda nos deja también como legado la universalidad del pensamiento”.

T/ Chevige González Marcó
F/ María Isabel Batista

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000