Inicio » Tema del Día

El titular de Cadivi asegura que los adversarios del Gobierno Bolivariano estimulan la fuga de capitales

Las razones para mantener el control de cambio están vigentes

9 enero 2011

La importaciones que realiza directamente el Estado eliminan la posibilidad de sobrefacturación y permiten ahorrar divisas y reducir el costo de productos sensibles. Cerca de 40% de los rubros autorizados por el organismo pasan de 2,60 a 4,30 bolívares por dólar

Manuel Barroso no descartó que se puedan revisar los cupos para viajeros al exterior

Las razones por las cuales el Gobierno Bolivariano se vio en la obligación de establecer un sistema de administración de divisas en el año 2003 no han desaparecido. Lamentablemente, hay un pequeño grupo de personas que tiene mucho dinero en el país y no escatimaría ningún espacio para tratar de afectar las reservas internacionales, sin importarles el bienestar del pueblo venezolano”, sentenció Manuel Barroso, presidente de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi).

Cadivi nació con la finalidad de administrar el control de cambios instaurado como consecuencia la abrupta fuga de divisas que, junto con el paro petrolero de finales del 2002, formaba parte de una estratagema para desestabilizar y tumbar al Gobierno del Presidente Chávez.

Los dueños del capital siguen adversando el Gobierno Bolivariano y socialista. “Abrir una rendija estimularía la salida de capitales y desequilibraría la economía. Aunque el escenario económico y político es distinto, las razones de fondo siguen allí latentes. La burguesía espera la oportunidad para lanzarle un zarpazo al presidente Chávez y romper la conexión que tiene con su pueblo, creando condiciones adversas como lo es una fuga masiva de divisas”, explicó Barroso.

El titular de Cadivi aseguró que la decisión de unificar el tipo de cambio tiene la finalidad de buscar la transparencia y avanzar en la simplificación de los procesos. “Las circunstancias de 2010 nos llevaron al esquema dual. La crisis económica internacional que retorció al capitalismo y la quiebra de algunos bancos venezolanos al final de 2009, fueron circunstancias que impusieron algunas medidas para no afectar de manera sensible al pueblo venezolano.

El tipo de cambio a 2,60 bolívares por dólar que regía para bienes esenciales y medicinas abarcaba a 40% del universo arancelario, pero esas importaciones son sensibles en términos del impacto en la calidad de vida de la población. “Es la misma razón por la cual el Presidente Chávez dio la instrucción, esta semana, de reconocer al tipo de cambio de 2,60 bolívares por dólar, las solicitudes aprobadas hasta el 31 de diciembre de 2010, que correspondan al sector alimentos y salud. Asumimos un período de transitoriedad para analizar esos casos”, aclaró Barroso.

Cadivi venía trabajando diligentemente. Fueron pocas las solicitudes que quedaron en tránsito a finales de año, aunque el sistema es muy dinámico, no se detiene. “Hicimos un corte que nos permitió el diagnóstico. Se viene trabajando conjuntamente con el Banco Central de Venezuela (BCV) para acelerar la liquidación de las solicitudes, no solo las de años anteriores, sino las del ejercicio 2010” agregó presidente del organismo aunque no adelantó cifras.

Con la unificación en una tasa única no fue necesario realizar cambios importantes en el sistema de Cadivi. Barroso aseguró que cuentan con una plataforma robusta. “Continuamos con el ritmo normal de atención a los usuarias y usuarios”.

Respecto al Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) aseguró que es un mecanismo complementario al de Cadivi manejado por el Banco Central de Venezuela (BCV). “Los requisitos y las condiciones para optar a esa modalidad son distintas a las de esta comisión, por eso es una opción adicional”, opinó Barroso.

IMPULSAR ECONOMÍA

El año 2011 es el año de la recuperación de la senda del crecimiento económico, pero la prioridad de asignación de divisas no han cambiado. La importación insumos y alimentos, bienes para la salud, maquinaria y bienes de capital de capital y materias primas para la industria que no se produzcan en el país, son los pilares de la asignación de recursos, especificó el servidor público.

Estas prioridades están inscritas en el objetivo de estimular el aparato productivo en el país y recuperar el crecimiento económico, pero resaltó que “ese dinamismo debe ser real, que la gente lo sienta, perciba que mejora su calidad de vida”.

Con la Revolución, la economía tiene una prioridad, enfatizó el titular de Cadivi, la construcción del modelo socialista que pone a la gente por encima de la rentabilidad económica. La asignación de divisas va en correspondencia con ese esfuerzo.

Explicó que la Comisión está concebida para atender la asignación de divisas del sector privado, mientras que las necesidades de dólares del sector público son atendidas directamente por el BCV, de acuerdo a las normas vigentes. “En 2010 de la totalidad de divisas presupuesto de divisas dispuestas por el instituto emisor, 80% fue asignada al sector privado por Cadivi y un poco menos de 20% las asignó al público”.

Las importaciones de algunos rubros sensibles que realizada el Gobierno directamente elimina la posibilidad de sobrefacturación y defraudación en materia cambiaria, cuyo resultado es el ahorro de divisas en la compra de bienes en el exterior y una mayor disponibilidad para otras importaciones.

El BCV contabilizó en 2010 una asignación de divisas de 37.000 millones , en el año 2009 fue de casi 34.000 millones, lo cual representa una variación interanual de casi 11%. De ese total, Cadivi administró 80% y destinó a importaciones cerca de 25.000 millones, 3.000 millones de dólares más a las asignadas en 2009”, detalló Barroso.

La mayoría de las importaciones (80%) fueron autorizaciones destinadas a adquirir bienes de capital, materia prima e insumos para la industria. Factores de producción dinamizadores de la economía, generadores de empleo y valor agregado nacional. “La asignación de divisas refleja la tendencia ascendente de la actividad productiva”, especificó Barroso.

MODERNIZACIÓN TECNOLÓGICA

Cadivi lleva casi ocho años de operaciones ininterrumpidas, con un crecimiento importante, por esa razón se realizó una revisión de los procesos y de las empresas que están en la base de datos, con la finalidad de depurar el registro. “Es tal el volumen de operaciones, que pudieron colarse compañías de maletín. Este proceso de actualización de datos de las personas jurídicas permitirá robustecer la información que será muy útil para todos los organismos de la administración pública”, explicó el presidente del organismo.

El proceso de actualización abarca a un universo de 15.000 empresas, es el punto de partida para estos dos meses que dura el registro. El procedimiento es bastante sencillo, antes de entrar al portal el usuario debe tener a la mano toda la información para actualizar el Registro de Usuarios del Sistema de Administración de Divisas (Rusad). El registro de nuevas empresas sigue normalmente, mientras que los otros procesos, como la renovación automática de cupo para compras por internet, mantienen su curso.

Cadivi está en un proceso de constante de revisión de los procedimientos y de las necesidades de usuarias y usuarios, de acuerdo a las circunstancias que se van presentado. “La normativa vigente para cupos de viajeros es la Providencia 99 y allí se establece un monto máximo de 3.000 dólares al año autorizado para tarjetas de crédito y 500 dólares en efectivo. Dependiendo del destino se estable un monto y además, los venezolanos disponen de 400 dólares para compras en el exterior por internet”, aseguró la máxima autoridad de la comisión.

En el año 2008, las autorizaciones y liquidaciones de dólares para viajeros fueron por 5.000 millones de las reservas internacionales se fueron por esta vía. En 2009 bajó a unos 3.500 millones. Las medidas fueron insuficientes, pero en 2010 el ritmo de consumo con tarjetas de crédito en el exterior volvió a su cauce, estuvo en 2.600 millones de dólares.

“No hemos controlado todos los mecanismos para hacer trampa, estamos atentos y alerta para detectarlos y atacarlos a tiempo. Los consumos de viajeros resultan satisfactorios y están volviendo a la racionalidad, lo cual puede ser una motivación para revisar los cupos. En última instancia es una decisión que corresponde al Gabinete Económico”, puntualizó Barroso, al no descartar que se puedan realizar ajustes.

LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

La responsabilidad de la Comisión es muy compleja porque se trata de administrar la política cambiaria y la tentación de la corrupción es permanente. Esta semana el organismo anunció la suspensión de 700 personas naturales por fraude en utilización de divisas para viajes al exterior.

Recientemente los tribunales le dictaron sentencia de cinco años de cárcel a un funcionario por haber atendido de manera fraudulenta en la liquidación de divisas. Con la información privilegiada algunos empleados buscan estafar a empresarios tan corruptos como esas personas.

Hemos actuando con mucha firmeza contra la corrupción. Presentamos una cantidad importante de denuncias ante la Fiscalía, no solamente de compañías y empresarios sino de funcionarias y funcionarios que se han prestado para esos hechos. Tenemos esa herencia de la Cuarta República que hay que erradicar. Es una lucha de todos los días”, concluyó Barroso.

AMPLIARON CENTRO DE ATENCIÓN

Cadivi es una institución pionera en el uso de los mecanismos electrónicos, prestar el mejor servicio en cualquier parte del territorio nacional a las usuarias y usuarios, sin necesidad de venir a Caracas. “A principios de febrero se estará remozando el portal Web, para que sea aún más amigable. Esperamos ofrecer a través del portal la mayor cantidad de información y permitir de una manera más eficiente la transacciones”, reveló Barroso.

Se lamentó de la mala orientación que algunos operadores cambiarios, a veces, ofrecen a las usuarias y usuarios, razón por la cual que muchas veces, las personas tienen que venir a las oficinas de Cadivi.

“Esta semana hemos ampliado los espacios de atención al público, incorporamos terminales mediante un convenio que firmamos con la organización Infocentro y a través de esos puntos orientamos a mucha gente, especialmente los adultos mayores que tienen dificultades con su cuenta en Cadivi. Hacemos esfuerzos por eliminar las causas que ocasionan que la gente venga a la sede de la institución”, explicó el titular de Cadivi.

Explicó que Cadivi también mantiene presencia en la Taquilla Única, oficinas en las que se asesora a las personas y orienta alas personas para la obtención de divisas, aunque desde ahí no se pueden obtener divisas, acotó Barroso.

T/ Manuel López
F/ María Isabel Batista