Inicio » Tema del Día

Gobierno Bolivariano moderniza parque aéreo militar

Sistema K-8W revoluciona la aviación militar de Venezuela

28 junio 2010

Pese al bloqueo militar impuesto por EEUU, Venezuela cuenta con un avión que, gracias a su versatilidad, sirve para entrenamiento de pilotos, apoyo a fuerzas terrestres e interceptación de vuelos ilícitos en el espacio aéreo nacional. El Correo del Orinoco visitó al Grupo Aéreo de Caza Nro.12, en Barquisimeto, estado Lara, para conocer cómo es el funcionamiento del nuevo protector de la soberanía nacional

El K-8W es una versión única especialmente diseñada para la Aviación Militar Bolivariana. Gracias a sus prestaciones, sirve para realizar interceptación de vuelos ilícitos en el espacio aéreo nacional.

La última vez que la Fuerza Aérea Venezolana recibió una modernización interna con sistemas de defensa, fue en el año 1983, cuando 24 unidades F-16A y F-16B Block 15 pisaron suelo venezolano, luego de ser comprados a los Estados Unidos por la suma de 600 millones de dólares.

El convenio era por 72 unidades, no obstante, el gobierno de Ronald Reagan sólo aprobó la venta de 24 aparatos de combate, además limitó la asistencia técnica de General Dynamic (fabricante del avión) a sólo año y medio.

Pasaron más de 20 años para que la ahora Aviación Militar Bolivariana (AMB) fuera repotenciada a lo interno con sistemas modernos y acordes a las necesidades del país. Con la llegada del gobierno de Hugo Chávez, en 1998, la Aviación Militar dio un vuelco de 180 grados: pasó a ser punta de lanza en Suramérica.

Ante el bloqueo militar impuesto por la Casa Blanca para la adquisición de repuestos y suministros para los ya viejos F-16, el Gobierno Nacional inició la búsqueda de nuevas alianzas estratégicas que satisfacieran las necesidades en defensa. Primero llegaron los helicópteros Mi-17V-5, MI-35M y MI-26T, gracias a un acuerdo suscrito en el año 2005 con Rusia. Luego, en el año 2006, arribaron los primeros aviones caza de superioridad aérea, Sukhoi 30MK2, también adquiridos al gobierno ruso por $1.600 millones.

Sin embargo, el impulso dado por el Gobierno Bolivariano no estaba completo, aún faltaba en el país un avión entrenador que sirviera para realizar la transición entre aviones de la escuela y los de combate. Luego de la desaparición del sistema T2-D Buckeye, la AMB dejó de contar con un avión que preparara a los pilotos para el combate aéreo. Fue entonces cuando el Ejecutivo nacional decidió, luego de un amplio estudio, adquirir el entrenador Hongdu K-8W, avión de entrenamiento y ataque ligero diseñado conjuntamente entre China y Pakistán.

Con la adquisición del K-8W se completa, a falta de nuevas unidades de ataque, la modernización de la AMB, algo sumamente necesario, explicó el comandante del Grupo Aéreo de Caza Nro. 12, coronel Darío Pérez, en entrevista con el Correo del Orinoco, desde la la Base Aérea Socialista “Vicente Landaeta Gil”, en Barquisimeto.

“Antes de los Sukhoi, la última adquisición fue a principios de la década de los 80. Después de 20 años es que estamos repotenciando nuevamente la Aviación Militar Bolivariana, y ese reimpulso es obvio que se está dando a través del Gobierno Nacional, que fortalece las Fuerzas Armadas para la defensa de la Nación”, manifestó.

“Hace bastante tiempo que debimos haber repotenciado la AMB. Gracias a la Revolución Bolivariana hemos visto los cambios. Con el Sukhoi, el K-8 y con la adquisición de otro sistema que reemplace a los Mirage (fuera de servicio), VF-5 y los Broncos, se está reimpulsando y fortaleciendo la Aviación Militar en Venezuela”, expresó Pérez.

Con la llegada de este sistema de tercera generación, la Aviación Militar Bolivariana da un salto gigantesco. Ahora el país cuenta con el más moderno y mejor equipo de ataque, entrenamiento y defensa aérea. “Con el K-8 vamos a dar ese entrenamiento avanzado para que los pilotos de combate vayan a las unidades cazas Sukhoi, VF-5 o F-16, ya con el empleo y el conocimiento de la aviación”, explicó el comandante del Grupo Caza No.12, donde fueron asignadas las primera 6 unidades del K-8W.

Antes nos estaban sometiendo o limitando en la adquisición o compra de un sistema, por ejemplo, estábamos limitados con los F-16, nos vendieron los aviones pero no los sistemas de armamento que él tiene la capacidad de llevar; eso lo hicieron los estadounidenses, pero ahora, gracias a estos convenios con Rusia y China, adquirimos el avión y el armamento que estos pueden llevar”, enfatizó Pérez.

Otra ventaja que ofrece el nuevo sistema chino es la reducción de costos por entrenamiento de pilotos, ya que, a pesar de ser un avión subsónico (se desplaza por debajo de la barrera del sonido), la versatilidad del K-8 permite que “se puedan realizar entrenamientos de combate con misiles, bombas, la utilización del cañón en entrenamientos aire-tierra y aire-aire”.

Esa condición permite que el avión también pueda ser utilizado en la interceptación de blancos de interés (BDI), “que son aviones que incursionan en nuestro país sin ningún tipo de autorización y sabemos que muchos de ellos son utilizados por el narcotráfico”, indicó el coronel.

Luego de cada vuelo, el avión es verificado por el personal chino y venezolano radicado en la base aérea

UNA COMPRA NECESARIA Y POSTERGADA

Para 1999, el recién instalado gobierno del presidente Hugo Chávez inició las conversaciones para la adquisición de un avión entrenador y de combate, el sistema seleccionado estaba siendo desarrollado cerca de la frontera venezolana al sur del país. Brasil, en conjunto con Italia, fabricaba el AMX-T, un avión de apoyo táctico y entrenamiento avanzado el cual cumplía con los requerimientos exigidos por el Gobierno para iniciar la modernización del parque aéreo militar.

Venezuela decidió adquirir 12 unidades biplazas y las negociaciones ya estaban bastantes adelantas, sin embargo, la tragedia que sufrió el estado Vargas ese año desechó por completo el convenio, dado que los recursos asignados a la aviación fueron dirigidos a labores sociales y a la atención de las familias afectadas en el litoral varguense.

Posteriormente se trató de reactivar el proyecto con otros aviones y por cuestiones de la política exterior de los EE.UU, que bloqueó a Venezuela en la parte militar, el país no tuvo acceso a la compra de equipos provenientes de Norteamérica, Inglaterra e Israel.

Recuerda el teniente coronel Carlos Quijada, comandante de la Escuela de Combate Nro. 35 ¨Las Panteras¨, que cuando el Gobierno venezolano decidió repotenciar la aviación con la modernización de los F16, ya la administración de Washington había impuesto el bloqueo militar. ¨Se solicitó toda la logística a los Estados Unidos pero el Pentágono no la autorizó y el presidente se decidió por otros mercados¨, dijo.

Quijada aseveró que algo similar sucedió con la compra de otras unidades de entrenamiento, como los Super Tucanos (de fabricación brasileña) y de transporte aéreo como los aviones CASA que se pretendían adquirir al Reino de España, ambos convenios bloqueados por la Casa Blanca. ¨Es ahí cuando se adquiere el Sukhoi a Rusia, el cual es un avión superior al F16¨, asintió.

Teniente Coronel Carlos Quijada, comandante del escuadrón 35 "Las Panteras"

La compra del K-8W tampoco fue sencilla, este entrenador avanzando estaba incluido en el veto de EEUU, ya que el motor Honeywell TFE731-2A-2A de fabricación paquistaní, así como también la aviónica Collins, contenían instrumentos americanos, por lo que el Pentágono intentó paralizar la compra. Sin embargo, China, también sancionada por los estadounidenses, adoptó el turbofan ucraniano Ivchenko AI-25TLK, para continuar el desarrollo del avión, tumbando así las pretensiones imperialistas.

¨Con la apertura del mercado chino se abrió la oportunidad para la adquisición de los K8W¨, sostuvo Quijada, al tiempo que indicó que “el K-8W es una versión única especialmente diseñada para la Aviación Militar Bolivariana”.

El convenio, que realza los lazos de amistad y hermandad entre China y Venezuela, culminó por el camino correcto. Venezuela adquirió un avión híbrido desarrollado en China con componentes paquistaníes y motores ucranianos.

PILOTOS CALIFICADOS

¨Desde el año 1999 existía un eslabón vacío en la AMB¨, recordó el capitán Aníbal Marín, piloto instructor del K-8W y quien además recibió un entrenamiento avanzado en la República Popular China.

¨La falta de aviones en Venezuela creó una especie de embudo en la Escuela de Aviación¨, explicó Marín, quien además detalló que existían alrededor de cuatro promociones de aviadores represados que buscaban cumplir sus horas de vuelos para adiestrarse como pilotos de combates.

¨Para nadie es un secreto que los pilotos no estaban saliendo con la misma cantidad de horas de vuelo, con las que estaban siendo formados anteriormente, porque el Tucano, el F-5, el Hercúles y el F-16 han sido víctimas del bloqueo que tenemos con los Estados Unidos respecto al flujo de repuestos, entonces todos estos sistemas han ido bajando su disponibilidad¨, reiteró Marín.

La llegada del Sukhoi 30-MK2 abrió una brecha en la aviación y pudo descongestionar la cola de espera. ¨Los pilotos de Mirage, F-5 y F-16 fueron los primeros que viajaron a entrenarse en Rusia para volar el Sukhoi¨, explicó el capitán. Esto permitió que las tres unidades demandarán un flujo mayor de pilotos para cubrir las plazas de las unidades existentes, ¨es allí donde esta cola que estaba represada empezó a fracturarse y permitió a más pilotos cubrir las plazas en las otras unidades¨, detalló.

Pero con el arribo del K-8 se “inició la formación de pilotos de combate para posteriormente enviarlos a la aviación de caza”. Con este sistema, agregó, “damos un gran salto, por ser un avión nuevo que cuenta componentes nuevos y una aviónica moderna que permite la transición a los aviones de combate de avanzada¨.

Marín Salas recordó cómo fue la adaptación al avión en la República China, la cual calificó como muy profesional. ¨Nuestras expectativas fueron cubiertas. Fue un entrenamiento de alta calidad. Un detalle que observamos en el avión, es que tiene muchos sistemas redundantes que permiten mucho más seguridad al piloto en el vuelo¨, indicó.

El capitán venezolano formó parte de un grupo de 12 pilotos que recibió en China un entrenamiento teórico- práctico que incluyó cinco semanas de escuela en tierra, con una introducción a todo el sistema que contiene la aeronave: motor, estructura, ambiental, armamento, pantallas multifuncionales y otros misceláneos; y la parte práctica que comprendió horas vuelo a bordo de los propios aviones venezolanos.

Entre las anécdotas, relató cómo eran los días de clases teóricas en China: ¨Veíamos la clase en tres idiomas, el profesor dictaba la clase en chino, las pantallas mostraban la información en inglés, ya que la aviación que se estudia en Venezuela viene con material escrito en inglés técnico, y además teníamos unos traductores de chino al español, eran tres idiomas en uno¨.

Para la entrega de las aeronaves -dijo- se requirieron realizar unos vuelos de aceptación en China “y los pilotos venezolanos dieron fe de que los aviones se estaban en buen estado (…) allí se ejecutaron maniobras a baja mediana y alta altura durante seis horas cada piloto¨.

TECNOLÓGICA DE PUNTA EN MANOS VENEZOLANAS

El convenio con la República China incluyó una transferencia tecnológica completa, tanto para el suministro de repuestos, como toda la instrumentación del avión en equipos y armamento. Con computadoras, grabadoras, vehículos, instrumentos de chequeo para electricidad, presurización y, además, laboratorios para realizar pruebas a los diferentes instrumentos, el K-8W cuenta con un amplio y moderno equipo de chequeo con tecnología de punta

El maestro técnico de tercera, Mauri González, quien pertenece al escuadrón 127 de mantenimiento, indicó que el convenio incluyó la transferencia tecnológica para que técnicos venezolanos realicen todo lo referente al mantenimiento completo del K-8. “Nosotros estuvimos en China, específicamente en la empresa Honduj, allí recibimos alrededor de 12 semanas de clases de las cuales ocho fueron teóricas, que correspondían a cada especialista”, manifestó.

Sobre el entrenamiento recibido, el maestro técnico expresó que el mismo se dividió en tres fases: las dos primeras realizadas en China contenían una fase organizacional en las empresas Hongdu para conocer todas las variantes del K-8, la segunda en un nivel intermedio con el conocimientos de los vehículos Tester (de pruebas), y la última, a un nivel mucho más avanzado, para realizar el overhaul (reconstrucción) completo del avión, la cual se realiza en Venezuela.

“Ahora podemos llegar hasta donde está el avión accidentado. Con el sistema KTS-2000BW (vehículos Tester) podemos hacer un chequeo completo al avión en el sitio, eso antes no lo teníamos”, indicó González, al tiempo que añadió que Venezuela cuenta con un equipo con tecnología de punta.

González puntualizó que, a diferencia de los convenios que se realizaron hace más de 20 años, estos nuevos acuerdos con la República de China han permitido que técnicos venezolanos reciban un adiestramiento completo en el mantenimiento de aviones. “Ya no es como antes: si abrías el libro de mantenimiento, el avión perdía la garantía. No es como los F-16 donde se rompieron los contrato (…) Estas personas (los chinos) han sido muy abiertas y a futuro nos enseñarán a realizar el overhaul completo”.

“Lo bueno de todo esto es que nosotros vamos a tener la capacidad de fabricar partes de aeronaves, empezar a hacer overhaul acá y esa es la intención de nuestro Comandante en Jefe, que nosotros recibamos la transferencia tecnológica para que no seamos dependientes de políticas extranjeras. Que seamos autoabastecidos, es decir, podamos producir lo que consumimos”.

“Tenemos que aprovechar los recursos que ahora tenemos para aplicarlos a los otros sistemas, a fin de seguir fortaleciendo la aviación militar”, concluyó González.

UN AVIÓN MULTIPROPÓSITO

El sistema K-8W sirve para cumplir diversas funciones, aunque su principal tarea es la de un avión para el entrenamiento de pilotos, sin embargo, por ser de tipo subsónico , el avión puede suplir la baja de los OV-10 Bronco, los cuales ya tiene una larga trayectoria operacional dentro de la aviación militar venezolana.

Actualmente no hay un avión en el mundo que sea similar al Bronco. No obstante, un K-8, aunque no tiene ningún parecido, pudiera, bajo ciertas limitaciones, cumplir algunas funciones que realiza el Bronco, como el reconocimiento fronterizo, operaciones BDI, interceptación de vuelos ilícitos, además de servir como apoyo cercano a las fuerzas de superficies.

Texto/Ricardo Rojas, Alan Mago
F/Ricardo Rojas, Grupo Aéreo de Caza Nro.12
12 Comentarios
fernando blanco dijo:

compren hasta 100 K8 y compren todos los sukoy que puedan aunque sean usados

Ricardo Osío dijo:

Excelente la decisión del Gobierno Bolivariano de actualizar la flota de aviones para entrenamiento de nuestros pilotos venezolanos. Aún más importante, es la transferencia tecnologíca que permitirá la fabricación y sustitución de repuestos de nuestras aeronaves K-8W. Tenemos el capital humano y los recursos materiales para desarrollar a Venezuela como una potencia desde todo punto de vista, es una cosigna de nuestro comandante en Jefe Hugo Chavéz Frías. Para muestra un botón, mucho del capital humano de los países llamados desarrollados, proviene de latinoamerica y el Caribe.
Patria Socialista o muerte, Venceremos!

HERNAN RODULFO dijo:

A la luz de nuestros conocimientos jamás en venezuela se habia visto tanta preocupación por colocar a nuestro ejercito al nivel de la exigencia de los nuevos tiempos por devenir en el proceso de nuestra historia. Los cambios persividos en el proceso en que la REVOLUCION BOLIVARIANA avanza a pasos firme, aunque entendemos que falta mucho por hacer. La organización, la planificación, la estrategia, la tactica y las directrices asumidas por el gobierno del comandante HUGO CHAVEZ FRIAZ, lo ha colocado en un sitial de honor y de respecto ante la sociedad intrnacional. Donde Venezuela le demuestra al mundo con su pecho y su corazón su firme convicción de demostrar que estamos sembrando el petroleo en un desarrollo económico, no se habia visto antes. Nuestra gesta de independencia y libertaria seguirá las intrucciones del pensamiento del padre de la patria haciendo ver al mundo nuestra desición de continuar con los planes y proyectos se SIMÓN BOLIVAR. Atte: Politologo HERNAN R.

S dijo:

Reciban un cordial saludo, amigos:

Para no entrar en detalles y centrarme en este solo artículo, me siento obligado a decirles, sin querer ser irrespetuoso, que dichos conceptos no aportan nada nuevo al debate y además observo muchas imprecisiones.

Prefiero entrar de lleno en lo que considero una aplicación urgente de las 3R.

Imposible usar 1000 caracteres para expresar lo que se desea. Por eso en varias partes.

AUTOCRÍTICA

En parte es correcto que se hable de que la última vez que se escuchó de una adquisición renovadora en la FAV fue en 1980 (harto conocido por varias generaciones y convenientemente silenciado para las nuevas).

Peor aún, para el caso específico de un entrenador avanzado (que todavía no poseemos) data de 1978 cuando se publicó la primera especificación para sustituir al T-2 (1972). Hablamos de 32 años precisos y no de un simple “más de 20 años”.

S dijo:

Desde la óptica de la impuesta doctrina anterior (Defensa Nacional) es justo decir que el K-8 vendría a reemplazar al T-27 (1986) en su rol de entrenamiento medio. Pero también es bueno que se sepa que el T-27 reemplazó al BAC Jet Provost T.Mk.52 (1962). Son aeronaves de características y limitaciones similares diseñadas para el entrenamiento medio. La RAF reemplazó sus Jet Provost T.Mk.5 por Shorts Tucano T.Mk.1 en 1990, corroborando la tesis anterior.

Hoy sería un error hacer ver que el K-8 es un entrenador avanzado, cuando la realidad es otra. Para ese papel —y sabiendo que contamos con aeronaves Su-30MK2—, se requieren entrenadores avanzados de última generación con gran maniobrabilidad y que sean capaces de reproducir las más cercanas maniobras como por ejemplo el YAK-130 o el L-15 en sus versiones de ataque y entrenamiento. – sigue…

S dijo:

Frente a ese vacío y luego del fracasado intento de convertir al extinto GAB 13 (1993-1996) en una unidad de entrenamiento táctico, en consecuencia el papel del entrenamiento avanzado se le asignó “temporalmente y sin esperanza de recuperar su rol original” al GAC 12, con sus pocos y gastados F-5 biplazas.

Es por lo anterior que todavía el sustituto para un entrenador avanzado (léase T-2) continúa en el limbo.

RECTIFICACIÓN

Para emplear debidamente aeroplanos para la resistencia (cuando una invasión es consumada), primero se debe comprender la filosofía de la guerra limitada tal como fue formulada por Mao Tse-tung y trasladarla racionalmente a nuestras particularidades donde realmente no es necesario desarrollar o adquirir aviones tan especializados. Con esto no deseo expresar en absoluto una negativa hacia el K-8 ni ningún otro, es todo lo contrario. Pienso que se deben masificar e incluso, hacer nuestras propias adaptaciones para adecuarlos aún más. -sigue…

S dijo:

Es cierto que no existe un equivalente directo del especializado COIN OV-10 Bronco. Pero, para nadie es un secreto que hubo intentos nacionales para llevar a cabo el desarrollo de aviones similares o más ligeros, para el reconocimiento y armados para este tipo de operaciones, que no tuvieron el debido apoyo gubernamental o la voluntad política para llevarlos a feliz término (léase CAVCA, FABACA, CAVENCA y otros, sin contar con otros aportes de nuestra comunidad científica y universitaria).

Para el caso del proyecto CAVCA (1992), hace 18 años se pronosticó tal ausencia y adecuaron sus diseños hacia una aeronave multipropósito bimotor de 7.000 kg (Mandarria) y monomotores de 3000 kg (Mazo y Martillo), e inclusive con alternativas tecnológicas occidentales, de Europa oriental y asiáticos. Tal visión fue tan acertada, que hoy día la empresa fabricante de aeronaves Boeing está ofreciendo un nuevo OV-10X llamado Súper Bronco.

sigue…

S dijo:

Más recientemente, los proyectos FABACA (Colibrí) y CAVENCA (Bicentenario), apuestan por aeronaves de otro tipo. Podemos clasificarlos como entrenadores monomotores ligeros (2.000 kg) y ultraligeros (menos de 1.000 kg), fabricados en material compuesto como una opción totalmente válida para adecuarlos dentro del marco de esta nueva doctrina nacional.

En todos los casos, incluido el K-8, son aeroplanos simples, recios, económicos que se necesitan para operaciones continuas, partiendo de remotas, avanzadas, pistas de aterrizaje (algunos, incluso, desde carreteras y autopistas).

Realmente se debe reconocer (y actuar en consecuencia a ese respecto) que la tecnología endógena es parte fundamental para recuperar nuestra soberanía y debería contar con todo el apoyo gubernamental para lograrlo.

sigue…

S dijo:

REIMPULSO

El reimpulso, y bajo las circunstancias de amenazas reales, debe estar encuadrado en corto y mediano plazo bajo un enfoque doctrinario dual (frontal y de resistencia). El frontal “o de choque” es el que conocemos, pero en función de la magnitud de fuerza que se enfrenta – ¿Dónde esta el de resistencia?

El OV-10 (1973/1991) del GAOE 15 debería ser sustituido por otro OV-10. Pero existe la grave dificultad de la inexistencia de un sustituto inmediato y el proyecto visionario venezolano jamás fue considerado. Lo más sensato es irse hacia mayores capacidades. Digamos que al escalón inmediato superior, perfectamente encuadrado para las operaciones de avanzada de altísima agilidad y gran poder de fuego. Dándole sobradas capacidades para resguardar y proteger una fachada altamente difusa y convulsionada. Para este caso me refiero a nuestro aliado Rusia con sus Sukhoi Su-25 ó 39 (ampliamente usado en combate real).

sigue…

S dijo:

Para el caso del entrenador medio K-8 o el futuro entrenador avanzado, debemos asegurar que, aparte del entrenamiento, éstos encuadren dentro de las operaciones de ataque “ligero”, interceptación disímil de aeronaves de contrabandistas y apoyo a fuerzas de tierra. Un papel operacional que debe ser nuevamente asumido por el GAE 14 como parte de un programa integral de entrenamiento táctico en combate real.

El F-5 (1972/1993) del GAC12 debe ser sustituido por un ágil caza de mediano porte. Se disponen de otros productos de la industria china, como lo son los modernos FC-1 ó los J-10B.

GAC13, GAC11 y GAC16, ya sabemos dónde están los Su-30MK2. Abogo por la posible compra de más Su-30MK2 ó los monoplazas Su-35.

sigue…

S dijo:

El C-130 (1971/1997) del G6. Se debería evaluar sin demora los aparatos chinos, los transportes tácticos Y-9 ó Y-8. Además, y recordando la gran utilidad que prestaron los C-47 (1946) y los C-123 (1958), y por la ausencia de su sustituto G222 (1980) debe observarse el Y-7E. También se debería concretar un par de modelos rusos estratégicos IL-76 ó IL-78. (Todas las versiones chinas tienen su equivalente ruso del cual se derivan).

Y hay más. Pero mejor lo dejo hasta aquí.

FIN!

gabriel dijo:

Sigan comprando chatarra rusa y china, malgastando el dinero que les serviría para terminar con la pobreza, el mono de Chavez se ha ensañado con la compra compulsiva de armamentos, armas que no sirven de nada ante un ataque de los Estados Unidos, la flota estadounidense comenzará con un típico ataque con misiles Tomshawk destruyendo radares y puestos de mando, luego vendrán los cazas y bombarderos Stealh para terminar el trabajo de los misiles, lanzarán misiles antiradar mientras aviones de guerra electrónica les perturban las comunicaciones, solo están botando el dinero, mejor opten por la democracia.