Inicio » Tema del Día

Obras de mitigación permitieron minimizar las consecuencias de lluvias de 2010

Vargas recordó a los caídos durante el deslave de 1999

16 diciembre 2010

Decenas de personas arrojaron flores al mar para rendir un homenaje a quienes perdieron la vida. Luego de 11 años de aquel lamentable hecho son muchos los cambios que ha experimentado el territorio litoralense. Cientos de obras de control de riesgo protegen a la zona de la fuerza de la naturaleza

Waraira Repano, la montaña que escupe piedra, en castellano, dejó cerca de 15 mil personas fallecidas en 1999

Una flor por la vida y la esperanza. Bajo esta premisa se conmemoró este miércoles en el estado Vargas un sentido acto conmemorativo para ofrendar a los miles de compatriotas que lamentablemente perecieron bajo la falda del Waraira Repano tras la vaguada que azotó la entidad costera en 1999.

Vale recordar que el día 15 de diciembre de ese último año del siglo XX es recordado como “el día que la montaña avanzó hasta el mar”, pues las fuertes precipitaciones dan origen a extensos deslaves y derrumbes en las laderas montañosas de la serranía del Ávila que ocasiona violentas crecidas del caudal de los ríos.

Por la gran pendiente de sus cuencas, comienzan a arrastrar gran cantidad de sedimentos, volúmenes inmensos de agua y rocas enormes de hasta 9 metros de diámetro, todo lo cual viene a causar gran destrucción en las poblaciones que se ubican en los conos de deyección formados en la costa norte de Venezuela por dichos ríos.

Ello trajo consigo la muerte de aproximadamente 15 mil compatriotas. Desde entonces cientos de varguenses han convertido esta fecha en parte de una jornada tradicional en el que todos los sectores de la sociedad recurrentemente presencian en el acto conmemorativo que reivindica la vida de los caídos.

ANTECEDENTES

Tal como explicó el General de División Alejandro Volta Tufano en el acto, la calamidad que se presentó en la entidad se remonta a mucho antes de 1999. “La tragedia empieza cuando este territorio fue tomado sin ninguna consideración de planificación para el desarrollo urbano, pues cualquier persona llegaba y tomaba cualquier espacio de la región y hacia de ello su zona de vida”, manifestó quien fuera presidente de la extinta Corporación para la Recuperación y Desarrollo del Estado Vargas (Corpovargas).

Las poblaciones se ubicaron desde la época colonial en esos conos de deyección, que son las áreas con menores pendientes en la zona. Pero precisamente por este hecho, la destrucción se incrementa al irse acumulando todos los materiales acarreados por los ríos al perder velocidad sus aguas.

En ese sentido, Volta considera la parte ambiental como elemento primordial a ser tomado en cuenta para el desarrollo habitacional en cualquier espacio de la región norte costera, así como en todo el territorio nacional y más allá de nuestras fronteras.

De lo contrario, asegura, los eventos climatológicos continuarán azotando al país y otras regiones del planeta. “Anteriormente, fenómenos como el que se presentó en las últimas semanas tenían un periodo de retorno cada 100 años, pero se fueron reduciendo a tal punto que ahora estos se suscitan cada 5 años”, advirtió.

Eso demanda que todas las obras de minimización de riesgo se realicen sobre la base de que los eventos van a ser cada vez más recurrentes. En la medida que se tomen acciones para poder prevenir este gran descalabro desde el punto de vista ambiental las consecuencias serán mucho menos drásticas.

ACCIONES GUBERNAMENTALES

Luego de 11 años de aquel lamentable hecho son muchos los cambios que ha sufrido tanto el territorio litoralense. El Gobernador Jorge Luís García Carneiro y el Alcalde Alexis Toledo, exaltaron la cultura de riesgo que se desarrolló en la entidad para contrarrestar la fuerza de la naturaleza. Acciones que permitieron mitigar las consecuencias las precipitaciones que se produjeron tanto en el año 2005  como ahora en el 2010.

De acuerdo a las autoridades el sistema de control de torrentes ha sido efectivo a la hora de disminuir la velocidad del caudal de los múltiples ríos que atraviesan el estado de sur a norte.

Volta agregó que por mandato del Primer Mandatario Nacional, se creó la Autoridad Única Diaria para el estado Vargas en el mes de febrero del año 2000, organismo que elaboró un plan de ordenamiento del territorio y reglamento de uso en el eje Arrecife-Los Caracas, especialmente para atender cada una de las cuencas que ahí se encuentran. En el mismo se convierte en ley en el año 2005.

“Luego CorpoVargas se encargó de las obras de recuperación físico-ambiental a través de la ejecución de todos los trabajos de minimización de riesgo, además de lograr reactivar una zona que se encontraba subsumida en la peor desgracia. Para ello se consolidaron 19 cuencas en la primera etapa”, explicó.

Es por ello que la triada de autoridades fustigó la posición que asumen ciertos factores de la oposición que intentan desacreditar y minimizar el esfuerzo de las instituciones del Estado para solventar todas las deficiencia estructurales de la entidad- con el objetivo de obtener algún provecho político.

ACCIONES PREVENTIVAS

Durante la década se construyeron más de 110 kilómetros de canalización de ríos en la entidad costera, de los cuales solo 200 metros tuvieron alguna afectación. Así mismo, se construyeron 56 grandes presas. Igualmente se llevaron a cabo múltiples obras de minimización de riesgo. Entre ellos, se restituyó la comunicación terrestre protegiendo más de 80 kilómetros de vialidad principal y 475 de vialidad secundaria.

Se reconstruyeron 56 centros educativos y más de 30 centros de salud se reactivaron. También otras 21 instalaciones gubernamentales se resguardaron. Ello, junto a cientos de otras obras permitió que en este último fenómeno climatológico o vaguada barométrica, como se conoce técnicamente, los daños fueran mínimos.

Tal como explicó el gobernador Jorge Luís García Carneiro, hasta ahora en la entidad existen 10.762 personas atendidas debidamente en refugios y hubo dos fallecidos. Cifra que, aunque no parezca alentadora, es mucho menor a los 15 mil fallecidos que estiman fuentes oficiales que fenecieron hace 11 años.

Sin embargo, el ingeniero Volta, advierte que no se puede evitar que nuevos fenómenos vuelvan a afectar a la región, “pero se puede minimizar las posibles consecuencia, por ello el trabajo en Vargas nunca debe terminar, la solución es continuar construyendo presas y demás obras necesarias”.

VOCES DEL PUEBLO

PASTORA REGALADO

(Camurí Grande)

“En el 99 la vaguada fue tan grande que el río abrió paso acabando con gran parte de la comunidad, sin embargo el gobierno desde el primer momento se abocó a reparar cada una de las cosas, pero fue luego de la afectación de la lluvia en 2005 fue que se canalizó el río y desde entonces no se ha dejado de trabajar para recuperar la situación a tal punto que con la crecida del rió en este noviembre no hubo mayores consecuencias”.

RAMÓN RUJANO

(Carmen de Uria)

“Aquí en el desaparecido sector Carmén de Uria, hoy más conocido como vía Naiquatá, todo quedó tapiado en 1999 y sin ningún acceso posible, por ello la gente tomo el techo de zinc del restauran El Rey del Pesacado e hizo un camino con el para poder transitar por el barro”.

T/Raúl Méndez
F/Héctor Lozano
Vargas