En la provincia sudafricana de Mpumalanga|Tres mineros sudafricanos cumplieron un mes atrapados bajo tierra

Al cumplirse este sábado un mes de la tragedia en una mina de la provincia sudafricana de Mpumalanga, los familiares de tres de trabajadores atrapados bajo tierra tienen la esperanza de que aún permanezcan con vida.

Medios locales han dado cobertura total al suceso, desde que el pasado 5 de febrero colapsó una sección de la mina de oro Lily, en Barberton, y sepultó a más de 80 metros de profundidad el contenedor donde laboraban Pretty Nkambule, Yvonne Mnisi y Solomon Nyirenda, cuyo paradero es incierto.

Las tareas de búsqueda comenzaron desde entonces, tras rescatar ilesos a otros 80 obreros; sin embargo, la complejidad del área donde se supone que están Nkambule, Mnisi y Nyirenda, así como derrumbes posteriores provocaron la suspensión de las operaciones de rescate.

“Me duele, pero tenemos la esperanza de que serán encontrados con vida. Por ahora no hay nada que podamos hacer más que esperar”, expresó Christopher Mazibuko, uno de los familiares durante una visita que hizo al lugar la ministra de Desarrollo Social, Bathabile Dlamini.

Los equipos completaron esta semana una segunda vía de escape y ahora un equipo de expertos evalúa si es seguro reanudar la búsqueda, pero no está claro cuánto tiempo se tomarán para decidir, según informaron el lunes las autoridades.

“El riesgo de nuevas caídas de roca es una amenaza real y es por eso que el proceso es tan largo. Nuestra primera prioridad es garantizar la seguridad de los trabajadores de rescate”, dijo ayer el portavoz de la mina, Coetzee Zietsman.

De acuerdo con los reportes, las últimas señales de sonido provenientes de la profundidad se obtuvieron hace como tres semanas.

Fuente/Prensa Latina
Etiquetas