Durante dos fines de semana y a precios solidarios|Una camada joven acepta el reto de montar a Don Quijote en ballet

No es lo mismo leer el Quijote que verlo en cine o teatro. Tampoco es lo mismo que disfrutarlo en un ballet. De ahí que el Ballet Teresa Carreño en una gran producción que conmemora el cuarto centenario de la muerte del escritor español Miguel de Cervantes, montará la obra que lo convirtió en un ícono de la literatura universal: Don Quijote de la Mancha.

En esta oportunidad Don Quijote se representará en un ballet en tres actos. Gustavo Arreaza, presidente del Teresa Carreño, señaló: “Tenemos los últimos adelantos en tecnología acústica, para que según el espectáculo que se presente tengamos la acústica indicada para el disfrute del público. Es el equipo más grande instalado en un teatro del mundo. Además, queremos que la artes se expandan por todo el país”.

Por su parte, Luis Penso, nuevo coordinador Ballet Teresa Carreño, esbozó: “En esta puesta de escena se le está dando oportunidad a jóvenes para que vayan fogueándose, no solo a nivel de músicos sino en ballet”.

Laura Fiorucci, encargada de coreografía, resaltó: “La escenografía y vestuario es el mismo del año 2013, pero el elenco es muy joven, dándole oportunidad al joven talento que nos enriquece. He quedado bastante contenta con el trabajo realizado”.

NUEVOS MÚSICOS

Jonathan Vera, director musical de la Sinfónica Regional Juvenil Ezequiel Zamora en los Valles del Tuy, estado Miranda, acotó que “es una orquesta en que el 70% de sus integrantes son niños. De ahí que en las últimas audiciones que hicimos para la renovación de la orquesta, quedaron muchos niños que habían participado en otros montajes exitosamente. Hicimos una selección de 80 músicos, debido al tamaño del foso del Teresa Carreño, de los 182 que integran nuestra orquesta”.

Acotó esta batuta que es un estímulo para estos jóvenes de los Valles del Tuy tocar en una obra de gran envergadura: “Trabajamos mucho en la música de esta obra que dura casi hora y media, siendo un reto para ellos y para mi, ya que es la primera vez que dirijo ballet”.

Luis David Aguilar, otro director musical, comentó que “lo más importante es que es un trabajo social gracias a la música. Estamos muy alegres y contentos con esta oportunidad. Es importante aprender de este mundo artístico que completa el mundo musical. El participar en este ballet le da a nuestros músicos una sensación del tempo completamente diferente a solo escuchar algo, porque tenemos el movimiento, una imagen que nos apoya en todo lo que hacemos”.

La Sinfónica Regional Juvenil Ezequiel Zamora, dirigida por los maestros Luis David Aguilar y Jonathan Vera, interpretará la partitura que en 1869 compusiera Ludwig Minkus, mientras que el Ballet Teresa Carreño hará lo propio con la coreografía que el año 2013 estrenara la maestra Laura Fiorucci, sobre la original de Marius Petipa.

La primera versión coreográfica de Don Quijote, data del año 1786, del bailarín francés Jean-Georges Noverre, aunque la más conocida y con más reposiciones a nivel mundial, es la compuesta y estrenada en 1869 por Minkus-Petipá, en el Teatro Bolshoi de Moscú, basada en el capítulo XIX del libro El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. El argumento está centrado en los amores Kitri y el barbero Basilio, Don Quijote y Sancho Panza, cuyos personajes míticos atraviesan una serie de aventuras en torno a la joven pareja. En Venezuela, una versión fue en 1992 con el maestro Vicente Nebrada; mientras en 2013 estuvo a cargo de la coreógrafa Laura Fiorucci.

“La producción del Teatro Teresa Carreño cuenta con una escenografía de primera, llamativos vestuarios y un equipo técnico que garantiza un espectáculo de alta factura para el exigente público acostumbrado a montajes de calidad”, según comentó el periodista Rafael Campos en una nota de prensa del teatro.

Don Quijote, un ballet en tres actos, se estará presentando en la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño los días 23 y 30 (4:00 pm); mientras 24 y 31 de julio (11:00 am y 4:00 pm). Las entradas se encuentran a la venta en el teatro; o a través de su página web, con precios entre 600 y 1.400 bolívares.

T/Eduardo Chapellín
F/José Miguel Meneses
Caracas