Una mejor alimentación: La clave para tener buena salud digestiva

Los alimentos son necesarios para la nutrición, pero a su vez pueden dañar el organismo según lo que consumamos, por lo que es necesario escuchar a nuestro cuerpo y hacer la mejor elección de alimentos posibles.

La función principal del aparato digestivo es la digestión, donde el alimento y las bebidas se descomponen en pequeñas partes (llamadas nutrientes), que el cuerpo puede absorber y usar como energía siendo el pilar fundamental para las células.

El equilibrio que ocurre entre la estructura y el funcionamiento de nuestro aparato digestivo se define como Salud Digestiva, lo cual hace que no se presenten malestares en el sistema gastrointestinal.

En el marco del Día Mundial de la Salud Digestiva, celebrado cada 29 de mayo como iniciativa de la Organización Mundial de Gastroenterología (World Gastroenterology Organisation, WGO), institución que vela por la salud digestiva a nivel mundial, el Ministerio del Poder Popular para la Alimentación (Minppal), a través del Instituto Nacional de Nutrición (INN), les recomienda realizar una buena elección de los alimentos que se van a consumir, para que les aporte los nutrientes necesarios que mantienen una adecuada digestión.

ENFERMEDADES FRECUENTES DEL APARATO DIGESTIVO

Si no se tiene una adecuada alimentación las personas pueden presentar problemas en el sistema gastrointestinal que, en general y con frecuencia, comprende uno o más de los siguientes síntomas: estreñimiento, diarrea, acidez gástrica, náuseas, vómitos, dolor abdominal, gastritis, entre otros.

Hoy en día, la sensación de pesadez o inflamación después de comer puede tomarse como un síntoma normal para las personas, al igual que el estreñimiento y los gases. Por lo general, estamos acostumbrados a padecer estos tipos de malestares, pero no quiere decir que sea lo correcto; una dolencia digestiva es síntoma de que algo no está funcionando adecuadamente y no se debe ignorar.

El aparato digestivo está diseñado para cumplir sus funciones correctamente, sin producir ninguna molestia, pero factores como: mala alimentación, estrés y sedentarismo, pueden romper su equilibrio. Cuando esto ocurre, debe ser tomado como un llamado de atención para que restauremos nuestra salud.

Por ejemplo, el ignorar la necesidad de ir al baño, no comer suficientes alimentos que contengan fibra, no beber líquidos en cantidades suficientes, cambios de estado, como viajes, inicio de la escuela o eventos estresantes, pueden causar estreñimiento en algunas personas.

De igual forma, luego de comer se puede presentar una sensación de ardor en el conducto por donde pasan los alimentos, a esto se le conoce como acidez gástrica y si es constante puede estar sufriendo de una enfermedad denominada reflujo gastroesofágico, esto puede ser causado por estrés o cuando un músculo que evita que se devuelvan los alimentos, encontrado en el esófago, no cierra correctamente.

Para evitar o prevenir cualquier tipo de enfermedades gastrointestinales, debemos hacer cambios en nuestros patrones de consumo y hábitos alimentarios. De igual forma, evite los alimentos y bebidas que puedan desencadenar reflujo, tales como: alcohol, cafeína, bebidas carbonatadas, chocolate, jugos y frutas cítricas, menta y hierba buena, alimentos condimentados o grasos, productos lácteos, tomate y salsas a base de tomate.

LA SALUD EMPIEZA POR LO QUE COMPRAMOS

La mayoría de las veces, por desconocimiento, compramos cualquier tipo de alimento que pueden ocasionar ciertas enfermedades en nuestro sistema gastrointestinal. Para evitarlo, debemos tomar en cuenta los componentes que tienen los productos que compramos (en su etiqueta) como: los tipo de químicos y aditivos que contienen y qué tan procesados están.

A su vez, las dietas saludables son ricas en carbohidratos, por ello les recomendamos dietas basada en alimentos de origen vegetal, que enfatice las hortalizas, los granos secos cocidos, las frutas, los cereales integrales, los frutos secos y las semillas.

Los alimentos crudos van a ser la principal fuente alimentaria de enzimas que ayudan a la digestión, lo que hace importante que la dieta incluya buena cantidad de ensaladas y frutas frescas. Existe por ejemplo enzimas proteolíticas, la bromelina y la papaína (encontradas en la piña y la lechosa, respectivamente), que contribuyen a que la digestión sea más fácil.

Por otra parte, entre los alimentos recomendables para calmar las molestias se encuentra: la papa y la zanahoria (neutralizan la acidez), el arroz y el plátano verde (desinflaman la mucosa digestiva) y la avena (tiene un efecto suavizante en la mucosa). Para aderezar los alimentos, en lugar de vinagre de vino se puede emplear zumo de limón o naranja, aunque ambos son cítrico se toleran más porque son naturales, pero dependerá de cada persona su manejo y aceptación.

Otra recomendación es el zumo de jengibre con zanahoria. El jengibre alivia las náuseas, desde la antigüedad se usa para combatir inflamaciones del aparato digestivo y acidez, por lo que se recomienda a mujeres embarazadas, ayuda a disminuir la presión arterial y a combatir las infecciones del sistema inmunológico.

El Gobierno Bolivariano, a través del INN, les recomienda a todas las personas recuperar y mantener su salud digestiva, teniendo en cuenta una alimentación y hábitos alimentarios saludables junto a actividades físicas, hidratación y control del estrés.


Pan de zanahoria
(5 raciones)

Ingredientes

1/2 kg de maicena.
1/2 kg de avena en hojuelas.
2 cdas. de levadura.
500 g de zanahoria rallada.
1 ramillete de perejil.
1 cdta. de sal.
1/2 taza de agua.
4 cdas. de papelón granulado.
2 cdas. de mantequilla.

Preparación

Licúe la avena en hojuelas hasta que se transforme en harina, debe cernirla junto con la maicena y luego vaciarla sobre una superficie plana, colocando en el centro una especie de volcán. Agregue 1 cucharadita de sal, 1 cucharada de papelón y 2 cucharadas de mantequilla.

En un envase coloque agua tibia, 1 cucharada de papelón y 2 cucharadas de levadura, revuelva y deje leudar por 20 minutos aproximadamente. Ahora, agregue la mezcla en el volcán de harina, seguido de 2 cucharadas de papelón, perejil cortado finamente, zanahoria rallada y agua, mezcle hasta que esté totalmente homogénea y suave. Coloque la masa en un envase enharinado, tape con un paño de cocina limpio y deje reposar por 40 minutos aproximadamente.

Seguidamente, enmantequille y enharine un molde de pan rectangular para horno y pasado el tiempo de reposo, amase y forme el pan. Lleve al horno previamente precalentado a 250 ºC de 40 a 45 minutos. Y finalmente, retire del horno cuando esté dorado y deje enfriar antes de servir.

Aporte nutricional
(Una ración)

Calorías: 535 Kcal.
Proteínas: 9 g.
Grasas: 9 g.
Carbohidratos: 114 g.

Texto: Amcory De Abreu
Receta: Carla Montaño