Una tradición familiar hace que el amor tenga un sabor como a agua para chocolate