Este miércoles se cumplen 152 años del nacimiento del doctor José Gregorio Hernández|El Venerable abrió paso a la medicina del siglo XX

Hoy se cumplen 152 años del nacimiento del doctor José Gregorio Hernández. Reconocido como el “Médico de los Pobres”, el Siervo de Dios o el Venerable, vino al mundo en Isnotú, estado Trujillo. Se suele desconocer su carrera como científico y sus aportes al ingreso de corrientes de la medicina moderna en Venezuela. Sus conocimientos los dedicó a brindar salud a los más necesitados, compartió su vocación como científico con su fe religiosa y su amor por la humanidad, patentes en su obra Elementos de filosofía (1912).

Hijo de Benigno Hernández Manzaneda y Josefa Antonia Cisneros, fue el mayor de seis hermanos. Cursó estudios de secundaria en el colegio Villegas de Caracas. En 1882 ingresó en la Universidad Central de Venezuela (UCV) a estudiar Ciencias Médicas.

Cursando el tercer año de medicina, enfermó gravemente de fiebre tifoidea. Temió por su vida y recibió la unción a los enfermos.

A los 23 años de edad obtuvo el título de doctor en Medicina con calificación sobresaliente. Ese año, 1888, se propuso regresar a su tierra natal, donde ejerció su profesión recorriendo los estados Táchira, Mérida y Trujillo.

Poco después fue enviado a París a cursar las especialidades de Microbiología, Bacteriología, Histología Normal y Patología Fisiológica y Experimental, con una beca otorgada por el Gobierno del presidente de la República, Juan Pablo Rojas Paúl. En Europa pudo estudiar e investigar como discípulo de los célebres doctores Strauss (bacteriología), Charles Richet (fisiología) y Mathias Duval (histología), y recibió medalla por su destacada labor en la Cátedra de Anatomía de la Facultad de Medicina de París.

Luego viajó a Berlín, Alemania, para estudiar Histología Patológica, y en Madrid, España, estudió con el doctor Santiago Ramón y Cajal, conocido como el padre de la histología moderna.

El Gobierno le encomendó la adquisición en Europa de instrumentos para desarrollar el Laboratorio Nacional de Fisiología Experimental que se estableció en el Hospital Vargas. El doctor José Gregorio Hernández participó en su instalación así como en la creación de las cátedras de Histología Normal, Patológica y Bacteriológica en 1891, iniciando una etapa de la medicina venezolana con el estudio de microorganismos y hematología. Introdujo el microscopio en Venezuela enseñando su uso a jóvenes médicos.

Es autor de trece ensayos científicos sobre diversas disciplinas ampliamente reconocidos por la Academia Nacional de la Medicina, de la cual fue fundador y en la cual ocupó el sillón número veintiocho.

EL CAMINO DE LA FE

El médico José Gregorio Hernández sintió el llamado de la fe. Interrumpió su labor docente en dos ocasiones con la intención hacerse religioso, pero afecciones de salud no le permitieron continuar.

Refiere la profesora María García de Fleury en su obra Un venezolano ejemplar, José Gregorio Hernández (Universidad Nueva Esparta, 2004), que el doctor José Gregorio Hernández se declaró siempre creacionista, adversario de la teoría evolucionista, cuyos postulados por demostrativos que fueran, no aceptó nunca como válidos ni como verdades dogmáticas. Se une a esta perspectiva su vivo interés por el sentido de la vida y el ser humano, los cuales quedaron expresados en su obra Elementos de Filosofía (1912), donde expone la visión que tenía sobre el mundo y las relaciones que vinculaban a los hombres entre ellos y con Dios.

Desde 1949 se iniciaron gestiones para su beatificación y canonización. El pueblo venezolano espera ocurra pronto, tomando en cuenta que en 1986 el papa Juan Pablo II declaró sus virtudes y le otorgó el título de Venerable, escalón próximo a su santificación. El 25 de septiembre de 2013 Su Santidad el papa Francisco manifestó interés por la causa del doctor José Gregorio Hernández.

T/ Cristóbal J. Alva R.
I/ Loayza