Venezuela se respeta

“En Venezuela hay Revolución para rato”

La voz de Salvador Allende se escuchó como un latigazo en el cuerpo, revolviendo recuerdos dolorosos en muchos de los presentes en la plaza Almirante Brión de Chacaíto, donde se recordó que hace 45 años,el día 11 de septiembre, fue derrocado y asesinado por los esbirros militares chilenos comandandos por Augusto Pinochet, con apoyo del imperio estadounidense. Allende dijo en el video proyectado sobre la pantalla de la tarima que no daría un paso atrás y que dejaría La Moneda (casa de gobierno chilena) cuando cumpliera su mandato. Solo acribillado a balazos podrán impedir la voluntad de cumplir con el pueblo, se le oyó decir al Presidente mártir, entre el sonido de los parlantes y el bullicio de la multitud reunida en la plaza.

Allende, en una entrevista con un periodista, aseguraba que en América Latina (década de los setenta del siglo pasado) había 170 millones de analfabetos y analfabetas, y que se necesitaba construir 14 millones de viviendas.

“Potencialmente nuestros pueblo son riquísimos, sin embargo son pueblos con desocupación, con hambre, con incultura, con miseria moral … Los pueblos de América Latina no tienen otra posibilidad que luchar, cada uno de acuerdo con su realidad… ¿Luchar para qué? Para conquistar su independencia económica… ser pueblos libres… América Latina es un volcán en ebullición”, dijo el Presidente chileno, quien pertenecía a una familia de clase media acomodada.

En la tarima, todos los oradores recordaron la vida y obra de Allende, quien fuera el primer latinoamericano socialista en llegar al poder por medio del voto popular.

“Salvador Allende vivirá en los corazones latinoamericanos y del mundo”, dijo uno de los oradores.

“Lo de Salvador Allende fue un vil asesinato, y lamentablemente el pueblo chileno no tuvo el apoyo de las fuerzas militares patriotas para evitar ese derrocamiento”, señaló Antonio Pérez, un profesor universitario presente en la concentración convocada por las fuerzas revolucionarias para rendir homenaje a la memoria y el sacrificio de Salvador Allende y rechazar las pretensiones del Gobierno estadounidense de agredir a Venezuela mediante una invasión militar encubierta bajo el subterfugio de la supuesta “crisis migratoria”.

El constituyente Pedro Carreño recordó que hace 45 años se produjo la felonía contra Salvador Allende por parte de militares chilenos.

“Somo un país libre, no queremos injerencia extranjera”, aseveró Carreño, quien anunció que en los próximos días se realizarán siete marchas en todo el país para repudiar las pretensiones imperiales de invadir a Venezuela. Carreño también hizo un reconocimiento a Diosdado Cabello, objeto recientemente de una serie de mentiras y de acusaciones arteras de la representante estadounidense en la ONU, que solo tienen la finalidad de “asesinar moralmente” a líderes chavistas.

“Hay que defender a los chavistas en el terreno que sea. Venezuela se respeta”, señaló el dirigente.

La marcha, con una gran representación de la juventud del PSUV, partió en horas del mediodía desde la plaza Brión hasta la sede de la Cantv en la avenida Libertador, en medio del calor, la alegría y el bullicio popular que caracteriza a las movilizaciones chavistas. Diosdado Cabello, Aristóbulo Istúriz y Eduardo Piñate marcharon seguidos por una festiva y compacta muralla humana y decenas de cámaras montadas sobre un camión.

Por allí, como siempre, estaba Edmundo Key, con su parodia del Diablo Donald Trump, vestido de negro y con un maletín con dólares pegados en el forro.

“Y aquí estamos esperando que ellos (los gringos) se atrevan a tocar esta tierra, porque sí es verdad que nos vamos a cubrir de sangre en nuestro ojos para ver una patria libre. Somos de una sola patria y esa patria tenemos que defenderla”, dijo Key. Luego se fue a retratar con una niña.

T/ Manuel Abrizo
F/ Luis Franco
Caracas

Movilización revolucionaria

Diosdado Cabello: Si el imperialismo entra a Venezuela saldrá derrotado por los hijos de Bolívar

Invitaron a defender el plan de recuperación económica ideado por el presidente Maduro

En una jornada en la que también se conmemoró el fallecimiento del presidente chileno Salvador Allende, líderes revolucionarios marcharon con el pueblo para rechazar la injerencia estadounidense. Aseguraron que la Revolución tiene bases firmes y está lista para la batalla

El pueblo revolucionario marchó ayer por calles de Caracas junto algunos de sus líderes en rechazo a las acciones intervencionistas impulsadas por el imperialismo estadounidense y para conmemorar 45 años de la partida física del primer presidente socialista de Latinoamérica, el chileno Salvador Allende.

El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, fue uno de los protagonistas de la multitudinaria movilización y celebró la participación masiva de jóvenes revolucionarios “dispuestos a defender su patria”.

Luego de caminar desde la plaza Brión de Chacaíto hasta el extremo oeste de la avenida Libertador, Cabello subió a la tarima donde recordó al líder socialista chileno.

Recodó cómo hace 45 años el poder hegemónico norteamericano intervino contra un pueblo, lo masacró y lo condenó “a 17 años de terrible dictadura militar”. “Los asesinaban en los estadios, les cortaban las manos, los asesinaban, los desaparecían”, precisó.

“El imperialismo norteamericano es en esencia el enemigo de los pueblos, (…) es el enemigo histórico de aquellos pueblos que claman por su libertad, por su independencia, por su soberanía”, sentenció.

Rememoró cómo asesinaban a jóvenes, a estudiantes, campesinos, pescadores, mujeres, trabajadoras y trabajadores, por lo que invitó a las y los asistentes al acto a conocer al enemigo, al imperialismo norteamericano, el enemigo histórico de los pueblos que claman por su libertad.

Culpa de Chávez

El también presidente de la Asamblea Nacional Constituyente declaró que fue el presidente Hugo Chávez quien truncó las intenciones hegemónicas del Gobierno norteamericano, con un liderazgo que aglutinó a un pueblo al que le enseñó que “sí se puede”.

Mencionó que el comandante Chávez, igual que otros líderes revolucionarios, entregó su vida. No obstante, a diferencia de Allende, quien no pudo contra la arremetida de la derecha de su tiempo, en Venezuela el Comandante dejó una gran obra: “La unidad del pueblo revolucionario, la unidad de los patriotas, la unidad de la Fuerza Armada, la unión cívico- militar”, una fusión que asegura las bases solidas de la Revolución Bolivariana.

Señaló que a pesar de haber perdido a algunos de sus líderes más importantes, en Venezuela hay Revolución y patria para rato, pues no importa cuántos caigan ya que siempre se levantará un pueblo y las voces del mundo a reclamar justicia.

Los ojos del mundo están puestos sobre Venezuela, dijo el dirigente socialista, quien subrayó la responsabilidad de la juventud de mantener el proceso bolivariano en los próximos 40 años.

El pueblo venezolano no se rinde, reiteró Cabello, para luego aseverar: “Es probable que las fuerzas imperiales entren a Venezuela, lo que no está claro para ellos es cómo van a salir, pues saldrán derrotados, se impondrá nuevamente la verdad de los hijos de Bolívar, de los hijos de esta patria grande”.

Aseguró que los dirigentes no se van a rendir y estarán junto al pueblo en todas las batallas, junto a la juventud, en todos los frentes que se planteen en esta batalla por la soberanía de la patria.

El primer vicepresidente del PSUV exclamó que Chávez soñó con la unidad de los pueblos del mundo. Afirmó que lo que ocurre en Venezuela es un reflejo de lo que quieren otros pueblos de la tierra.

Para Cabello, el Departamento de Estado de Estados Unidos es una institución históricamente usada “para atropellar pueblos”. Llamó a todas las venezolanas y los venezolanos a ser el ejemplo para los pueblos libres, que no se rinden bajo las amenazas de ningún organismo ni potencia del mundo.

Invitó a luchar en la calle contra la derecha y a estar todos los frentes de lucha, entre ellos el que se plantea con el programa económico ideado por el presidente Nicolás Maduro, un plan que “le ha movido el piso a la derecha”.

Pasos certeros

Otro de los asistentes fue el nuevo ministro del Poder Poder Popular para la Educación, quien repudió el asedio del imperialismo estadounidense contra la población venezolana mediante la inflación inducida y el bloqueo económico. Ataques que se han intensificado debido a la efectividad del programa de recuperación ejecutado por el Gobierno Nacional.

Aseguró que la marcha fue una nueva respuesta del pueblo en el contexto de la conmemoración del “asesinato del presidente mártir Salvador Allende”, a quien calificó de luz y ejemplo de los pueblo revolucionarios actuales.

“Queremos decirle al imperialismo que nuestro presidente Nicolás Maduro no está solo, que tiene un pueblo que lo respalda, que comprende, entiende y asume el programa de recuperación económica”, manifestó.

Un pueblo dispuesto

Según el vicepresidente de movilización del PSUV, Darío Vivas, el pueblo venezolano está dispuesto a defender su soberanía e independencia ante a los ataques del Gobierno de Estados Unidos y sus aliados.

“Hoy el pueblo sale a la calle nuevamente a demostrar su condición antiimperialista, una demostración en la calle del pueblo venezolano que cuestiona radicalmente todas las acciones intervencionistas”, expresó Vivas en un pase informativo de Venezolana de Televisión.

T/ Romer Viera Rivas
F/ AVN-Luis Franco
Caracas