En Semana Santa predominan las actividades litúrgicas|Víacrucis viviente es una tradición que sigue vigente en el Zulia

Para las zulianas y los zulianos, en su mayoría fieles de la religión católica, las actividades como el Víacrucis Viviente, son tradiciones que persisten y permanecerán en el tiempo.

Aunque muchas personas dedican el asueto de la Semana Mayor para descansar, viajar y hacer turismo interno, un grueso número de cristianas y cristianos se dedica a conmemorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret.

En muchos municipios las actividades cristianas se iniciaron el Domingo de Ramos y finalizan el Domingo de Resurrección; sin embargo, en otras localidades la liturgia comienza el Viernes de Dolores.

SIMÓN BOLÍVAR

Uno de los municipios que mantiene el Víacrucis como una institución es Simón Bolívar, ubicado en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo. En las parroquias San Agustín y San Isidro, formadas por nueve sectores, preparan cada año las actividades de procesión.

La caminata comienza desde la iglesia San Agustín, ubicada a orillas de la playa, en el sector Punta Gorda, para luego recorrer la calle El Bosque, pasando por avenida Intercomunal hasta llegar a la iglesia San Isidro, donde se realiza un acto que simboliza la muerte y resurrección de Jesucristo.

El principal objetivo del Víacrucis es preservar la unidad familiar mediante la fe en Dios, y llevar un mensaje de paz, alegría y sanación para los más necesitados.

Coromoto de Ferrebu, de la Fundación Resurrexist, encargada de organizar cada año la actividad, la procesión “tiene como propósito afianzar los valores cristianos, religiosos y humanos entre la comunidad, y concienciar a la gente con relación a una vida más profunda en la fe”.

VILLA DEL ROSARIO

En el municipio Villa del Rosario, el Víacrucis Viviente es una institución que este año alcanza su décima edición.

En esta oportunidad se inició el viernes 11 a las 6:00 pm con la participación de unas 200 personas, entre actores y personal de apoyo logístico.

“Es un proceso en el que se involucran todos los grupos apostólicos y la comunidad en general, que se integran unos como espectadores y otros con su aporte personal; tenemos costureras, electricistas y herreros, que nos ayudan confeccionando los vestuarios, estructuras para los escenarios, para el sonido, entre otros detalles”, explicó el padre Darío Porras, párroco de Cristo Rey.

“Para nosotros es una forma de evangelizar mediante la personificación de los actores; cada joven vive una experiencia personal de encuentro con Cristo, formamos una familia en la que cada uno crece en la fe desde su propia experiencia y este año lo hacemos con la consigna El amor todo lo puede”, agregó el sacerdote.

A diferencia de años anteriores, en esta oportunidad el recorrido tuvo sus variantes, ya que partió desde el Estadio Carlos Herrera Ballesteros en el sector Corito, hacía la Calle Páez, pasando por el sector El Recreo; de allí siguió hasta la calle Santa Teresa con el cruce con la calle Vargas. El recorrido culminó en el Casco Central de la Villa.

“Son en total 21 cuadras, a lo largo de las cuales tenemos los diferentes escenarios y estaciones del Víacrucis; ha sido una experiencia maravillosa, porque los vecinos a lo largo del recorrido siempre ofrecen refrigerios e hidratación para las personas que nos acompañan en la caminata”, refirió Porras.

PATRIMONIO

El alcalde del municipio, Olegario Villalobos, solicitó este año al Concejo Municipal que el Víacrucis fuera declarado patrimonio cultural y religioso de la jurisdicción, en ocasión de celebrar su décimo

aniversario.

Para Alejandro Sandoval, participante en el Víacrucis, la actividad mejoró su calidad de vida: “Tengo cinco años representando a Jesús; mi vida la defino en un antes y un después del Víacrucis. Era un muchacho tímido, distraído y ahora me he integrado en las actividades de la iglesia y tengo muchas amistades”.

Aníbal Corona tiene nueve años en la procesión: “Para mí ha sido una experiencia maravillosa, que me ha permitido hacer nuevos amigos, muchos de nosotros ya nos vemos más como familia y cada año desde enero comenzamos a planear cuales serán las sorpresas que vamos a presentar durante la escenificación”.

A Juan Carlos García le ha tocado interpretar el personaje que nadie desea ser: Judas Iscariote. “Todos voltean a mirarme, y en la calle la mayoría no me llama por mi nombre, solo me conocen como judas; he reflexionado mucho porque la traición de Judas es un episodio negativo, pero que era necesario para que se manifestara la grandeza de Dios”.

Paul Navarro se inició en el Víacrucis como soldado, y ya lleva cuatro años como Poncio Pilatos: “Tuve un accidente que me amarró a una cama por varios meses y la experiencia de fe y el mensaje de verdad, de amor y de vida del Evangelio me dieron fuerzas para enfrentar ese episodio. Este año volveré a participar en el Víacrucis a pesar de que aún no estoy totalmente recuperado”.

MIRANDA

En los Puertos de Altagracia, capital del municipio Miranda, el Víacrucis también es parte de la cultura local. La Iglesia católica y la comunidad realizan actividades especiales alusivas a la pasión y muerte de Jesucristo.

El Domingo de Ramos los cristianos acudieron a la iglesia con el fin de recoger y bendecir las palmas de olivo, la cual utilizan como símbolo de protección.

El Jueves Santo se conmemora la Última Cena de Jesús con sus discípulos. La eucaristía se efectúa en una liturgia vespertina que incluye la sagrada comunión. Como parte del acto se realiza la ceremonia de lavar los pies a 12 personas, quienes representan a los discípulos de Cristo, como símbolo de humildad. Para este ritual se escogen las personas del grupo de feligreses presentes en la ceremonia.

El Viernes Santo simboliza para los cristianos la crucifixión de Jesús; se dedican a la penitencia, al ayuno y a la oración.

Las penitencias dependen de las promesas hechas por los feligreses; es común ver a personas descalzas, como símbolo de sufrimiento. El ayuno consiste en no ingerir ningún tipo de alimentos hasta las 12:00 m o 6:00pm. Durante los días santos las personas sustituyen el consumo de carne rojas por carnes blancas.

Todos estos actos religiosos que se celebran en los Puertos son organizados por la Sociedad del Nazareno, que despoja el altar de la iglesia de los adornos que lo acompañan durante el año y en su lugar colocan un manto púrpura que cuelga desde el techo hasta el piso. Todas las imágenes de los santos son cubiertas con mantos del mismo color.

MARACAIBO

Son muchos los sectores maracaiberos donde se realizan Víacrucis; sin embargo, es la Alcaldía de Maracaibo la institución que moviliza a la mayor cantidad de feligreses.

Este año se realizó el lunes 14 con un recorrido de 1,5 kilómetros y una liturgia a cargo del párroco de la Iglesia Corazón de Jesús, monseñor Jesús Enrique Hernández.

NOCHES DE LUZ

La visita por los siete templos es una de las tradiciones más comunes tradiciones que se practica durante la Semana Santa en toda América Latina. El próximo Jueves y Viernes Santo la Fundación Tranvía de Maracaibo realizará su acostumbrado recorrido religioso denominado “Conoce la Pasión de Cristo”, que consiste en una representación simbólica del recorrido de Jesús. Mañana en la noche se visitarán las iglesias iluminadas por el ayuntamiento marabino, tales como: Las Mercedes, Corazón de Jesús, Padre Claret, Consolación, Santa Lucía, Milagrosa, Catedral, Santa Bárbara y la Basílica. El viernes 18 se incluirán en el recorrido los templos patrimoniales de la ciudad, que incluyen la capilla del Hogar Clínica San Rafael, Padre Claret, San José, Cristo de Aranza, La Asunción, Santa Ana, Catedral, el Convento y la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

Este año, el Tranvía de Maracaibo ofrece su recorrido religioso que incluye: ruta por los siete templos con parada de 15 minutos en cada monumento, refrigerio, hidratación durante el trayecto y un recuerdo religioso.

Para este circuito, la institución turística dispone de cuatro tranvías, lo que se traduce en 124 cupos por día. Las unidades cuentan con la presencia de un guía de turismo y un operador, aire acondicionado y una rampa hidráulica.

TyF/ Yajaira Iglesias