“Estas conductas podrían encuadrar en diversos delitos como proxenetismo, inducción a la prostitución y trata de personas”|Viceministro colombiano renuncia por escándalo sexual

El viceministro de Interior de Colombia, Carlos Ferro, renunció este martes a su cargo tras ser acusado de participar en una red de prostitución masculina dentro de las filas de la Policía Nacional.

Su renuncia fue presentada luego de la divulgación de un video que lo involucra en acciones irregulares con funcionarios de la Policía Nacional de Colombia. Se trata de una prueba contundente contra funcionarios que apoyan el crimen organizado valiéndose de sus cargos.

“Estas conductas podrían encuadrar en diversos delitos como proxenetismo, inducción a la prostitución y trata de personas de miembros de la Policía Nacional”, dijo el procurador General de la República de Colombia, Alejandro Ordóñez Maldonado.

El procurador colombiano calificó fuera de lugar la presunta participación del exsenador de la República en un hecho que atenta contra la paz y la tranquilidad de muchas personas. “Este modus operandi habría tenido lugar presuntamente con la ayuda y complicidad de oficiales de la Policía Nacional”, dijo.

INVESTIGARÁN A JEFE DE LA POLICÍA NACIONAL

Maldonado anunció que la Procuraduría investigará al jefe de la Policía Nacional de Colombia, Rodolfo Palomino, por el presunto incremento injustificado en su patrimonio, los seguimientos a un grupo periodistas y la creación y puesta en marcha de una supuesta red de prostitución en el interior de la institución conocida como la “comunidad del anillo”.

El Ministerio Público busca establecer si el general Palomino aumentó su patrimonio de manera injustificada en el desarrollo de varios cargos dentro de la institución. Igualmente, si tuvo participación y conocimiento en los seguimientos a los periodistas Vicky Dávila, Claudia Morales y Daniel Coronell.

En octubre de 2015 el general Palomino negó ante los medios de comunicación la presencia de un escándalo sexual dentro de la Policía Nacional, acusación que forma parte de una larga lista de irregularidades en que han incurrido los organismos de seguridad colombianos.

T/Telesur
F/Archivo