El proceso revolucionario de Latinoamérica necesita de “contrapartes” en el mundo|El vicepresidente de Bolivia a Pablo Iglesias: ‘Les necesitamos, no nos dejen solos’

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, animó hoy al eurodiputado y líder del partido español de izquierda Podemos, Pablo Iglesias, a continuar con su renovación de la política europea y española, pues el proceso revolucionario de Latinoamérica necesita de “contrapartes” en el mundo.

Horas antes de participar en el “conversatorio” público con García Linera, Iglesias se reunió con el presidente boliviano, Evo Morales, en la ciudad oriental de Santa Cruz. Tras el encuentro, el eurodiputado explicó en una rueda de prensa que habló con el mandatario sobre la situación política en España y en Bolivia.

“Métanle, porque los necesitamos (…). No nos dejen solos. Ojalá que esfuerzos como el que están surgiendo con ustedes nos puedan diseñar una nueva Europa, la necesitamos”, dijo García Linera en un acto conjunto con Iglesias en La Paz. Según el vicepresidente boliviano, el cambio que se ha producido en América Latina “no encuentra su correlato en otros continentes”, una carencia que, advirtió, puede provocar una eventual “nueva ola conservadora” que anegue esta región en un futuro.

“Temo que si este momento excepcional del continente no encuentra un acompañamiento rápidamente, con el tiempo quede estancado. El imperialismo está en decadencia pero existe, va a durar todavía décadas, y la avanzada de América Latina está en riesgo si no tiene un acompañamiento de transformaciones (…) en otras partes”, sostuvo.

García Linera observó con esperanza el avance de Podemos, un partido de base ciudadana que a los pocos meses de su creación logró cinco escaños en el Parlamento Europeo y que en este momento se sitúa como tercera fuerza política en España. Europa es, prosiguió el vicepresidente, “un continente cansado, agotado de ideas”, y la izquierda histórica “no solo no puede diferenciarse de la derecha, sino que ha defraudado y frustrado a la gente”.

Por ello, aplaudió el surgimiento de “una nueva izquierda fresca y sin complejos” y pidió a Podemos que “sigan adelante”, si bien advirtió de que “no hay modelos a imitar”. También Pablo Iglesias criticó en su intervención la deriva de los partidos socialistas europeos que, en su opinión, “se han quedado sin espacio político”, lo que abre nuevas posibilidades.

GIRA LATINOAMERICANA

El eurodiputado, que después de Bolivia visitará Ecuador y Uruguay, explicó que su gira latinoamericana tiene como objetivo “aprender” y “asumir un escenario” en caso de llegar al poder. “Ya hemos alterado el mapa político de nuestro país y nos enfrentamos a un enorme desafío”, señaló Iglesias, quien dijo que su formación quiere “saber qué hacer” cuando, si llegan a gobernar, tengan “a todos los poderes en contra”, entre ellos los financieros y oligárquicos.

Iglesias indicó que Podemos quiere aprender de la experiencia latinoamericana “en un momento en que (en España) la voluntad mayoritaria de la gente por el cambio no se traduce inmediatamente en movilización social de defensa del gobierno popular”. “Si ganamos no podemos fallar, no se lo podemos poner fácil al enemigo”, refirió.

A su juicio, la última década en Latinoamérica y en Bolivia ejemplifica “lo contrario, que las nacionalizaciones han sido exitosas, que el control político de los recursos naturales funciona para mejorar el nivel de vida de la gente”.

“Por eso estamos aquí, para preguntar, para aprender qué significa el cambio político cuando ya no es sólo reflexiones universitarias o disputa electoral, sino cuando significa ser gobierno y enfrentarse a todas las contradicciones, a todas las dificultades”, agregó. Defendió, en esta línea, que en momentos de crisis política “la pelea por el Estado se convierte en fundamental”.

Acompañado por el portavoz de Podemos, Íñigo Errejón, Iglesias comentó que su gira latinoamericana se debe a que esta región representa “una esperanza, una señal de que se puede hacer la política de otra forma, de que los pueblos pueden recuperar su soberanía”.

También destacó que América Latina es una muestra de que el control público de los sectores estratégicos y las políticas redistributivas sirven para mejorar la vida de la gente.

T/ EFE / elmundo.es
F/ EFE