VTV: la verdad que obsesiona a la derecha venezolana

A pesar de que constantemente menosprecian la labor comunicacional del canal 8, los dirigentes de la oposición tienen entre ceja y ceja silenciar al canal de todos los venezolanos

______________________________________________________________

A pesar de que despectivamente afirman (desde hace más de una década) que VTV tiene solo 2% de audiencia, la dirigencia opositora ha intentado hacer callar al canal 8 casi desde el inicio de la Revolución Bolivariana.

Desde hace 18 años, los grandes consorcios de la comunicación, en connivencia con los intereses económicos de sus dueños (dentro y fuera de las fronteras del país), han intentado sembrar en el mundo que en Venezuela hay un Gobierno que impide la libertad de expresión. Eso sí, han sellado un pacto de silencio para ocultar el largo historial de agresiones, asedio y hostigamientos de la oposición en contra de Venezolana de Televisión y sus trabajadores.

A cada plan violento de la derecha, a VTV y a su gente le ha tocado soportar estoicamente el hostigamiento y el ataque con armas de fuego en muchas ocasiones. Enfrentar la adversidad le ha servido a ese equipo para macerar el coraje. El pasado 20 de julio, su respuesta ante quienes pretendían incendiar el canal, fue ejemplo de ello.

Barricadas contra VTV en 2014

HISTORIAL DE AGRESIONES

11 de abril de 2002: En el contexto del golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez Frías, la derecha venezolana, aliada con los militares traidores, ejecutaron la toma y salida del aire de Venezolana de Televisión. El día 11 el exgobernador de Miranda Enrique Mendoza había lanzado la advertencia con la tristemente célebre frase: “Esa basura que se llama Canal 8 vamos a sacarla del aire, va fuera del aire”.

Pocas horas después cumplieron con la amenaza. Apagaron los equipos de transmisión de VTV ubicados en las inmediaciones del Parque Nacional Waraira Repano y la facción de los cuerpos de seguridad que estaban bajo el mando de los golpistas asaltaron la sede del canal. Causaron destrozos en sus instalaciones.

Incluso, un equipo reporteril del canal privado Globovisión recorrió las instalaciones de VTV para argumentar que la planta había sido “abandonada” por su directiva y los trabajadores. Ningún otro de los medios de comunicación hizo denuncia alguna sobre el “cierre” del Canal 8. Los titulares de la prensa acompañaban la comparsa golpista.

El 13 de abril se consolidó la rebelión popular contra la dictadura de Pedro Carmona y la mayoría de los sectores que hoy conforman la MUD. El periodista Jesús Romero Anselmi, para entonces presidente de VTV, acompañado del pueblo que bajaba de los cerros de Petare, lograron retomar el canal y ponerlo al aire, uno de los episodios gloriosos de la gesta realizada para evitar que el país quedara bajo las tinieblas de un régimen de facto fascista. La pesadilla terminaría poco después con el retorno del comandante Chávez al Palacio de Miraflores.

11 de diciembre de 2002: En el contexto del sabotaje petrolero, grupos de oposición hostigaron durante 10 días consecutivos la sede de VTV en Los Ruices. En una de las jornadas atacaron el canal con armas de fuego.

Equipo de Globovisión ingresa a VTV luego de que los golpistas silenciaran su señal en 2002

30 de noviembre de 2007: Grupos violentos del partido Primero Justicia, provenientes de San Antonio de los Altos, agredieron y hostigaron en Caracas al reportero de VTV Eduardo Silvera y a su equipo de cámara.

23 de enero de 2013: Una turba de la oposición agredió en las instalaciones del Parque Miranda a un equipo de VTV que cubría una actividad de la MUD. Fue el entonces líder derechista Ramón Guillermo Aveledo quien instigó la agresión durante su discurso. El camarógrafo Carlos Chacón sufrió politraumatismos, contusión cerebral y fracturas. Fue trasladado de emergencia por presentar convulsiones.

18 de abril de 2013: El dirigente de Copei Ramón Guillermo Aveledo agredió al reportero de VTV Luis Hugas mientras cubría en las afueras de la sede de esa organización una reunión clandestina.

3 de agosto de 2013: Manifestantes de la oposición agredieron, insultaron y vaciaron refresco a la periodista de Venezolana de Televisión Leyna Sanguino. La reportera hacía cobertura de una movilización de la derecha a favor de Richard Mardo, quien había sido condenado por corrupción.

14 de febrero de 2014: Un grupo de opositores lanzó piedras contra el periodista de VTV Jesús Manzanares cuando reportaba desde una concentración de la MUD en El Cafetal, municipio Baruta.

29 de marzo de 2014: A partir de la activación del plan violento denominado La Salida, la oposición venezolana emprendió masivamente su estrategia de trancas forzadas, hostigamiento y asedio contra instituciones y empresas públicas. En ese contexto, las bandas de la derecha atacaron e intentaron incendiar la sede de VTV en San Cristóbal, estado Táchira.

Ataque contra VTV en 2016

Durante la ejecución del plan La Salida, la oposición también asedió constamente los accesos viales a la sede del canal en Los Ruices, hostigando a sus trabajadores y amenazándolos. Bandas de oposición también ejecutaron disparos con armas de fuego contra el edificio de la planta.

20 de abril de 2016: Impactan las puertas de vidrio de la entrada principal del canal. En esa ocasión, el entonces ministro para la Comunicación y la Información, Luis José Marcano, denunció que se trataba de una “expresión del odio contra VTV, contra el chavismo, contra la Revolución, contra la paz”. Exigió a las autoridades del municipio Sucre y de la entidad realizar las investigaciones respectivas de ese acto que generó daño material.

8 de abril de 2017: El periodista de Jesús Manzanares, junto a su equipo de camarógrafos, fueron agredidos por opositores mientras hacían cobertura de una movilización de la MUD en el municipio Chacao.

13 de abril de 2017: La reportera de VTV Mariana Mata Dugarte resultó herida luego de ser agredida por una turba opositora, mientras hacía cobertura de la Misa del Nazareno de San Pablo en la iglesia Santa Teresa en Caracas.


La TV pública de Serbia fue víctima del imperialismo en 1999

Para el año 1999, el imperialismo había tomado la decisión de acabar con Yugoslavia y fragmentarla en varios estados. Instigó una cruenta confrontación interna entre los pueblos que la componían y luego intervino directamente a través de la OTAN para destruir su infraestructura civil y debilitarla.

Los grandes consorcios de la comunicación acompañaron toda la agresión. Se encargaron de demonizar a su enemigo principal: Serbia y favorecer una “opinión pública” que asumiera la misión “humanitaria” de callar a su gobierno y a su pueblo mediante inclementes bombardeos. Hubo centenares de personas asesinadas por quienes habían asumido ser sus “salvadores”. La acción de los invasores no pasó ni siquiera por el disfraz de la ONU.

Había que anular cualquier disidencia informativa. Por ello, en la madrugada del 23 de abril de 1999, la OTAN ejecutó el atroz bombardeo contra la sede de la TV pública de Serbia. Diez personas fallecieron y otras 20 quedaron desaparecidas bajo los escombros. Se trató de un crimen de guerra que aún permanece impune.

El portavoz del Pentágono, Ken Bacon, usó el cinismo como explicación a la agresión militar contra una instalación absolutamente civil. Dijo que el bombardeo de la sede de la Radio Televisión de Serbhia fue “un nuevo tipo de objetivo” que incluyen un claro mensaje: “Ellos deben presionar a su líder para que ponga fin a esto”.

¿Se trata de lo mismo que trata de hacer la oposición en Venezuela con el apoyo de los halcones de Washington?

T/ Chevige González Marcó
F/ Archivo CO
Caracas