Advierte que “se activa el foco de perturbación territorial limítrofe”|Yépez propone que comisiones binacionales de altísimo nivel acuerden manejo del Esequibo

No es solo por la vía de la criminalidad que vienen los próximos ataques contra Venezuela. Al menos, así lo avizora el historiador Germán Yépez.

“La agenda de la desestabilización tiene todo al mismo tiempo y simplemente acelero -como potencia- cuál es el más propicio”, replica.

Ello implica, de acuerdo con su evaluación, que si el Gobierno Nacional desmonta algunas bandas con la denominada OLP “entonces se activa el foco de perturbación territorial limítrofe, que es un tema muy sensible”.

Hay sectores que están tratando “de meterle un misil a Venezuela con el Esequibo, y es en lo que Venezuela no puede caer”, advierte.

A su juicio, “nosotros tenemos que movernos en una defensa nacionalista, pero no en un nacionalismo a ultranza”.

Piensa que el Gobierno “no debe caer en provocaciones de que vamos a ir a cedular a los habitantes de ese territorio, que vamos a convertirlos en venezolanos”, porque “ese es un territorio que el acuerdo es que no puede ser explotado, trabajado, utilizado por Venezuela ni Guyana, sino de mutuo acuerdo”.

Por ello, Yépez ratifica que Venezuela “tiene que trabajar para lograr mantener la disputa en el parámetro del Acuerdo de Ginebra y utilizando el organismo jurisdiccional, que es la ONU”.

Plantea, en esta dirección, que comisiones del más alto nivel, “encabezadas por el propio Presidente de la República de Venezuela y el de la República Cooperativa de Guyana se sienten a buscar, junto con comisiones de trabajo, cómo mantener el manejo de un territorio que Venezuela reclama pero que está en manos de Guyana”.

COHESIÓN

Ahora hay, alerta el investigador, “fuerzas militares de los Estados Unidos haciendo prácticas dentro de los espacios guyaneses con las Fuerzas Armadas guyanesas, que es parte de la provocación y evidencia que Estados Unidos también quiere mostrar su disposición a meterse si Venezuela cae en el error de un desliz o montarse en una provocación”.

Ante eso, argumenta, “tiene que haber mucha cohesión de las Fuerzas Armadas venezolanas, del estamento militar y del gobierno, de las instituciones del Gobierno y mucha información y capacitación, aporte de análisis a la sociedad venezolana para que sepa qué es ese territorio, quiénes viven en ese territorio”.

Venezuela, confirma Yépez, debe “defender lo que tiene que defender, mantenerse en el discurso de la cohesión de la propiedad venezolana, pero estar muy claros en que no puede caer en ninguna provocación de excesivo nacionalismo, de discursos guerreristas”.

Las provocaciones, asevera, deben ser respondidas “de la manera más firme, pero institucional y desde la altura de los jefes de Estado sin caer en una provocación”.

T/ Vanessa Davies
F/ José Luis Díaz