El Fondo Editorial Ipasme editó el texto |Gómez Grillo expone el problemas de las cárceles en su libro Prosa de prisa para presos

"Nadie se ha hecho rico con un penitenciarismo hanesto", aseguró el autor

El jueves pasado el Fondo Editorial Ipasme presentó el libro Prosa de prisa para presos, de Elio Gómez Grillo, publicado dentro de la colección Pensamiento Crítico Luis Beltrán Prieto Figueroa, en el que se reúne una serie de ponencias del educador, abogado e insigne pensador del penitenciarismo venezolano.

Con una prosa clara y precisa Gómez Grillo se adentra en los conceptos básicos relacionados con el sistema penitenciario como la pena, el castigo y la cárcel. Hace un esbozo de la evolución histórica de las prisiones y va ubicando al lector no especializado en las definiciones fundamentales para comprender la complejidad de una materia abordada con rigor científico por el autor.

Analiza en 10 etapas o momentos el penitenciarismo venezolano. La última que transitamos se caracteriza por ver consagrados en la Constitución de 1999 “los principios que significan una íntegra, profunda reforma penitenciaria”. No obstante ,señaló que el “esquema penitenciario venezolano” se simplifica la “mínima ecuación”: “El Estado mantiene a sus presos, hacinados, ociosos, retrasados judicialmente y extorsionados por la espantosa corrupción administrativa que la mafia penitenciaria -culpable y beneficiaria de nuestras desgracias carcelarias- impone en nuestros penales”.

“En Venezuela no hay muchas prisiones porque haya muchos presos, hay muchos delincuentes porque hay malas prisiones. Un hombre delinque. Se empieza siempre por un delito menor, entonces todavía en situación de aprendizaje delictivo va a la cárcel, ahí tiene esa universidad. Ese hombre si sale vivo, sale convertido en un delincuente profesional, maduro y perverso al fin. No tiene el Estado ninguna manera de que ese hombre que sale malo se ponga peor, porque sale a la calle y no tiene ninguna atención postpenitenciaria. Es un hombre repudiado, desplazado por toda la sociedad, no tiene trabajo, no tiene casa, no tiene familia, no tiene nada, tiene que delinquir otra vez”, expresó el autor al Correo del Orinoco.

-¿Qué lo atrajo a la materia penitenciaria, tan ingrata?

-Tan dura en el mundo entero. Consideré que todo el conocimiento que había logrado podía hacerle bien a los que son considerados los pobres más pobres del mundo, que son los presos.

Tengo el deber de devolver a la sociedad lo que pude obtener de ella. Creo que he sido útil medianamente. Me siento orgulloso de eso. Nadie se ha hecho rico con un penitenciarismo honesto. Con todos mis defectos lo he hecho honestamente. Moriré pobre pero sin ningún arrepentimiento.

-¿Las mafias que usted menciona en el libro como causantes y beneficiarias de la situación carcelaria en Venezuela, están en los penales, cómo actúan?

-Que no se tome como una politización del penitenciarismo esto que voy a decir. Yo siempre lo he dicho y siempre ha sido así. Corrupción siempre ha habido en las cárceles porque se trata de seres muy débiles, los presos, a los que se les puede quitar cualquier dinero a cambio de cualquier licencia. Hay una compra y venta de licencias, que es la culpable de la situación armada que hay en las cárceles. Cada cárcel es una guerra civil, donde cada pabellón es una trinchera y cada preso un francotirador. Las armas y la drogas son las dos grandes culpables del desastre penitenciario. Una población drogada, armada, y para completar absolutamente ociosa y hacinada. La población penal es esto: Hay 43.000 presos ahora, en número redondos, de los cuales 2.000 son mujeres. Esa población también es ignorante porque no estudia, hambrienta porque la comida es pésima, enferma porque no tiene atención médica y armada. ¿Qué se puede esperar de esa situación?

LAS CIFRAS

A la cárcel se va más por pobre que por delincuente, es la criminalización de la pobreza. Son pobres diablos, analfabetos funcionales. La edad promedio de la población penal en Latinoamérica no supera los 22 años. En Venezuela mueren casi 500 personas al año en las cárceles. En el mundo entero hay 11 millones de presos y en Latinoamérica hay un millón. Según cálculos que refiere Gómez Grillo se están matando más presos en Venezuela que en el resto de los países latinoamericanos juntos.

El fundador del Instituto Universitario Nacional de Estudios Penitenciarios (IUNEP), dedicó la publicación de Prosa de prisa para presos a esa institución que el pasado jueves 03 de febrero cumplió 19 años de creada. Afirmó Gómez Grillo que aunque es tan necesario el recurso humano especializado en la materia, “a los egresados no los emplean. Hay más de 1.000 egresados en distintas promociones del IUNEP y actualmente no hay más de 30 o 50 que trabajen el sistema penitenciario”. El instituto fue paralizado por tres años, explicó.

Destacó que el IUNEP es el único instituto penitenciarista del mundo en esta materia que tiene un personal docente exclusivamente académico. Allí dictó clases José Luis Vethencourt y Tulio Chiossone, a quienes el autor califica de sus “maestros en penitenciarismo”.

En su libro Gómez Grillo no deja de lado el problema del retraso judicial que coloca en las cárceles más procesados que penados. Aborda las diferentes propuestas teóricas y prácticas de medidas alternativas a las penas. Otro de los temas álgidos en materia penitenciaria es la asistencia postinstitucional, orientada al excarcelado. Sobre este punto reiteró que desde 1980 “no hay en Venezuela ningún organismo ni procedimiento oficial alguno de asistencia al excarcelado”.

Para cerrar el libro se incluye la ponencia “Miranda penitenciarista”, dada en 2006-año Bicentenario de la gesta precursora de Francisco de Miranda. Gómez Grillo resalta la contribución de Miranda en los estudios penitenciarios de la Europa del siglo XVIII y cómo su intervención en la reforma penitenciaria danesa es “un hermoso, significativo y quizá decisivo antecedente histórico para logro de la excelencia” de Dinamarca en esa materia. Dicho de otra forma “esa transformación penitenciaria mirandina llevada a cabo hace más de 200 años puede haber sido una ingrediente de primer orden para haber hecho del mundo nórdico el paradigma penitenciario universal”.

T/ Florángel Gómez
F/ Archivo CO

2 comentarios

Haz clic aquí para hacer un comentario
  • Estoy haciendo mi investigación sobre el centro penitenciario Sabaneta y me gustaría saber donde puedo conseguir los libros de Gomez Grillo. Estoy muy interesa en leerlos

  • Buenas tardes,

    Hoy me encuentro leyendo lo que escribe y opina el educador Gomez Grillo, y es la realidad que vivimos en nuestro pais con los peninteciarios venezolanos. Ya que cada recluso deveria estar individualizado. no por la seguridad sino por la educación y no todos seran acusado por el mismo delito por esa la razon de los penitenciarios que deberian educar cada recluso soy esdutiante de Derecho y me encantaria con grupo de colegas presentar un proyecto de los peninteciarios con mas necesidad de educaciòn porque lo que dice el educador Gómez Grillo, los jovenes que se encuentra en los peninteciarios no son delincuente en su totalidad es de una forma otra con amigos en la calle que son delincuente y lo debil que puede resultar un joven o por una necesidad por amargale la vida un padre por creerse que es mas fuerte y resulta que hasta que no esta en el penitenciario no valora al padre, yo como estudiante de Derecho me gustaria ser educadora por ver la mejora de nuestro pais.